REGIMIENTO DE CABALLERÍA VILLAVICIOSA 14

A continuación os presentamos un excepcional trabajo de investigación y recopilación de datos importantes del regimiento a lo largo de la historia, elaborada por el  Cabo 1º de Caballería don Silvino Jesús Menéndez Gómez.

1689: Por orden del conde de Monterrey, maestre de campo y gobernador general de los Países Bajos, y con autorización de S.M. el rey Carlos II de España, fue creado por el príncipe de Steenhuysen un Tercio de Dragones. Según la costumbre de la época, el Príncipe se convirtió en su primer maestre de campo y da su nombre a las tropas formadas. No se sabe exactamente donde fue formado, pero posiblemente su origen esté en tierras de Frisia, la actual provincia de Flandes Oriental en Bélgica, dado que Steenhuysen es un municipio de dicha provincia.

Este nuevo cuerpo recibió el nombre de Tercio de Dragones de Steenhuysen, y fue admitido a sueldo del rey (lo que equivalía a formar parte efectiva y permanente de nuestro Ejército) el día 7 de febrero del año 1689 en la ciudad de Bruselas, según se confirmó con certificado que presentó en 1738 ante el Consejo Supremo de la Guerra.

En sus orígenes el Tercio de Dragones se componía de una pequeña Plana Mayor y de 12 Compañías compuestas por: capitán, teniente, alférez, 2 tambores, furriel, herrador y unos 50 Dragones. Su armamento lo constituía el arcabuz, para el combate pie a tierra, y una espada corta con cazoleta para luchar a caballo.

1690: En cumplimiento a la finalidad para la que fue creado, este Tercio luchó apenas nacido contra las tropas de Luís XIV que, una vez más, atacaban las provincias españolas, recibiendo su bautismo de fuego el 1 de julio en la batalla de Fleurus, en la que el Tercio luchó bajo las ordenes del general holandés conde de Waldeck, sufriendo un fuerte quebranto. Las tropas francesas, al mando del mariscal de Luxemburgo, se habían presentado en ademán de atacar nuestro centro, resguardado por dos arroyos difíciles de esguazar. Durante la noche cruzan el Sambra secretamente algunos batallones y Escuadrones correspondientes a su primera línea, y presentan la segunda al amanecer, en guisa de ataque. Luxemburgo sostiene el fuego para permitir que el cuerpo del general Gournay se presentara al flanco derecho de nuestras líneas; en este momento los Dragones de Steenhuysen rebaten las cargas de la caballería contraria; mas en el instante en que se iba a coger el fruto de la victoria, el diestro mariscal enviste nuestra izquierda, carga violentamente el centro y da lugar a la división de Gournay para rehacerse. En vano los Dragones de Steenhuysen pugnan por mantener su puesto; todas las tropas estaban derrotadas, habían caído prisioneros 8.000; se hallaban tendidos 6.000 muertos; y no tuvo más remedio que emprender la retirada.

1691: No fue mas afortunado este cuerpo en la campaña presente. Apoderado el enemigo de Mons y Hall, y bombardeada Lieja, avanza para contener a los españoles el 16 de septiembre, midiendo Steenhuysen sus armas con los franceses en el campo de Leuse, jornada asimismo funesta para unos y otros combatientes.

1692: Atacan los enemigos y toman la plaza de Namur; se reúne Steenhuysen con el ejército aliado compuesto de españoles, holandeses y bávaros, a cuyo frente se pone el príncipe de Orange para intentar entrar en Francia. Ambos campos se afrontan en Steinkerque el 4 de agosto, y las tropas del mariscal son derrotadas al principio, pero al final obligan a las nuestras a retirarse.

1693: Perdidas las plazas de Fournes, Dixmude y Hui, se prepara la batalla de Nerwinden que tiene lugar el 29 de junio y causa la completa derrota de nuestro ejército; en la que sufre no poco el regimiento de Steenhuysen. Costó a los franceses esta jornada sobre 14.000 mil hombres, con gran número de generales y oficiales de graduación; pero quedaron de los nuestros en las manos contrarias, entre muertos, heridos y prisioneros, 12.000, 76 piezas, 2 trenes de puentes y 82 banderas y estandartes. Después de esta sangrienta acción loe Dragones de Steenhuysen quedaron muy maltratados.

1694: Se mueve este tercio con las tropas españolas de Flandes para atacar al ejército francés y acampa en la llanura de Merbaix el 22 de agosto. Teniéndose por objeto principal de esta
campaña el atacar la plaza de Dunkerque, se hacia necesario vencer el paso del Escalda, supuesto que en el de Spieres se hallaba fuertemente atrincherado por los enemigos. Steenhuysen es destacado para proteger a los pontoneros destinados para echar puentes en los parajes más convenientes; mas el Delfín y el mariscal de Luxemburgo se apresuraron a avanzar con gruesas columnas que vigilando las márgenes del río, impidieran su construcción. Sostuvieron contra ellas los dragones un vivo fuego, pero la llegada de todo el ejército contrario vino a imposibilitar la ejecución del proyecto, y Steenhuysen recibe la orden de retirarse con los trenes al cuartel general. El príncipe de Orange, generalísimo de las fuerzas combinadas, no quiso desaprovechar el resto de la campaña y pone sitio a la plaza de Hui que hubo de rendirse el 28 de septiembre.

1695: Al tiempo que los franceses levantaban la famosa línea de defensa entre los ríos Escalda y Lis, y los bávaros trataban de impedirlo, Steenhuysen, incorporado con el general conde de La Mottre, marcha el 19 de junio a sostener el ataque del fuerte de Knoque por el cuerpo del duque de Witembergh. El mariscal de Boufflers reúne prontamente las tropas y realiza una salida; el conde, no pudiendo resistir el empuje de los franceses, se ve obligado a levantar el campo en la noche del 26 al 27 de septiembre, ordenando al Tercio de Steenhuysen que cubra la retirada. Los Dragones alcanzan un cañaveral en el borde del canal, amarran sus cabalgaduras al suelo, se apostan con sus arcabuces y sostienen un duro fuego contra el enemigo que ha de detener su persecución y regresar en busca del cobijo a la fortaleza, evitando así que la pérdida hubiera sido mayor

1696: En campaña, pero a la defensiva sin hostilidades.

1697: La guerra, cuyo escenario no había sido únicamente el territorio de Flandes, toca a su fin. El penoso estado financiero y social de los países contendientes hizo que se ajustara la Paz de Riswick. Los Dragones regresan a sus cuarteles.

1700: Fallece el Rey Carlos II sin sucesión, siendo declarado heredero del trono español Felipe de Anjou, nieto del Rey Luís XIV de Francia. La Casa de Borbón comienza su reinado en España. Felipe V es el nuevo Rey de España, pero esto no satisface a ingleses y holandeses que ven en la nueva alianza entre Francia y España un gran perjuicio para sus intereses, por lo que en unión de austriacos, portugueses y prusianos se pronuncian a favor del archiduque Carlos de Austria como aspirante al trono español. Comienza la Guerra de Sucesión. El Tercio de Dragones continúa en Flandes. Manda el cuerpo el mariscal de campo Don Antonio Pignatelly.

1701: Por Reglamento discrecional de 31 de marzo son reducidos todos los Tercios de Dragones que servían en el Ejército español de los Países Bajos, al pie de Regimiento. Es nombrado maestre de campo del Tercio Don Nicolás Ferrar, quien toma el mando el 13 de abril. El cuerpo toma el nombre de Tercio de Ferrar.

1702: El ejército de Flandes se reúne al del duque de Borgoña, y el 10 de junio nuestros dragones baten a la vista de la plaza de Nimega a la caballería holandesa. En el mes de diciembre de este mismo año, se promulga una Real Orden por la que los Tercios de Dragones toman una organización similar a la del Regimiento de Dragones francés, con lo cual queda reorganizado en una pequeña plana mayor (maestre de campo, sargento mayor, capellán, cirujano y guión) y en 3 Escuadrones, constando cada uno de ellos de 4 Compañías de 35 Dragones. El antiguo Tercio pasa a denominarse Regimiento de Dragones de Ferrar.

1703: Con el ejército del duque de Borgoña se traslada al bajo Rhin, y unido a las tropas del mariscal de Tallard, pone sitio a la plaza de Brisac y la toma a los 13 días. Después de este suceso asiste al sitio de Landau desde el 17 de octubre, y cuando los trabajos se adelantaban rápidamente, se presenta el ejército austriaco y combaten con él nuestros dragones en la batalla de Spira el 16 de noviembre; las terribles y sangrientas cargas de la caballería y dragones ocasionaron grandes estragos, pero al final las tropas del príncipe de Hesse son derrotadas completamente, dejando 5.000 muertos, 4.000 prisioneros, toda su artillería y 61 banderas y estandartes; y lo que es mas, la plaza entrega las llaves al mariscal. Terminada la campaña, el Regimiento regresa a los Países Bajos. Ferrar pasa a vestir casaca verde con divisa encarnada.

1704: En campaña sin hostilidades.

1705: Opera Steenhuysen en este año con el cuerpo del elector de Baviera. Con él silla y toma la plaza de Hui el primero de junio; pero fuerzan tos anglo-holandeses las líneas del Bravante que defienden nuestros Dragones, y cuando se vieron obligados a retirarse, sostuvieron bizarramente el movimiento hasta apoderarse de un desfiladero. La campaña termina por el ataque y conquista de la plaza de Dieste el 28 de noviembre por nuestras tropas.

1706: El duque de Vendome toma el mando del ejército francoespañol, y presentándose delante del enemigo pelea Steenhuysen valientemente en la batalla de Ramilli el 23 de mayo; pero con harta desgracia, siendo el resultado la pérdida de los Países Bajos.

1707: Pasa Ferrar a servir al ejército de Alemania que mandaba el mariscal de Villars; con él acomete y desaloja al enemigo el 22 de mayo de las líneas atrincheradas de Bihel y Stoloffen, en las que los austriacos abandonan 66 piezas. Esta admirable operación abre el paso hasta las orillas del Danubio.

1708: Continúa en campaña pero sin participar en las hostilidades.

1709: Con el cuerpo del teniente general conde de Bourg bate el 26 de agosto en los campos de Rumersheim a los austriacos, cogiéndoles toda su artillería, banderas y estandartes, y causándoles 1.800 hombres muertos, de los cuales 800 se ahogaron, y aprisionándoles 2.500. El general imperial, conde de Mercy, se retira herido a Friburgo.

1710: Por una real orden comunicada por el ministerio de la guerra, este regimiento viene de Flandes por tierra, atraviesa Francia, y pasando el Pirineo se incorpora el 10 de junio al ejército real de Cataluña que manda el mariscal duque de Vendome, y a cuya cabeza se encontraba Su Majestad el Rey Felipe V. El estado en que llegó no era la verdad el más lisonjero después de las fatigas sufridas en las campadas de los Países Bajos, sin embargo, era de grande importancia hacer conocer al enemigo que nuestras tropas estaban recibiendo grandes refuerzos de las que se hallaban militando en el norte, siendo destinado con la División de Dragones llegada de Flandes. En honor del mariscal, Su Majestad da al Regimiento el nombre de Vandoma.

Desde el campo de Bellcayre pasa el día 12 con el rey, a presentar la batalla al general Starembergh sobre su campo atrincherado de Balaguer. Todo el día 13 se pasa con un vivo fuego de cañón por una y otra parle, pero los austro-holandeses no se atreven a salir de sus parapetos. conseguido el objeto de amedrentar al enemigo por entonces, sigue Vandoma la dirección del ejército que toma posición el 14 en Ibars y Berbens, y con la división de dragones llegada de Flandes, es destinado el 30 a ocupar la Ribagorza en cuyo distrito se mantiene persiguiendo los sediciosos con el general Huart. Se apodera del puente de Naval, socorre el castillo de Alosa, rechaza a los migueletes que lo bloqueaban, haciéndolos repasar el Cinca, y destruye la cabeza del puente de Medianos, de forma que antes de concluir el mes de julio Aragón estaba libre de las bandas sediciosas que lo molestaban con saqueos y tributos. Toma el mando del Regimiento su primer coronel Don Pedro Chateaufort.

Entre tanto los aliados reciben refuerzos, con lo cual el conde de Starembergh toma la iniciativa de la campaña y alienta los somatenes catalanes. Huart se ve obligado a retirarse al Rosellón con parte de la división de Dragones, y Vandoma recibe la orden de incorporarse con el rey a últimos de este mes. Amenazado el ejército por la sublevación completa del país, repasa el Noguera, y Vandoma aguarda a los rebeldes en las posiciones de Almenara el 27; el combate se hace reñido y sangriento, durando hasta la noche que se cede el campo con poca fortuna para vivaquear sobre Lérida. Reunido que hubo el general austriaco 24.000 hombres emprende su movimiento el 12 de agosto, gana con viveza el puente de Monzón, procurando evitar el encuentro de nuestra caballería porque decía que sin ella, siempre esperaba vencer. Vandoma con las demás tropas acampa de Lérida el mismo día, y se repliega sobre Zaragoza. Aquí asiste a la infeliz batalla del 20, en donde queda derrotado con el resto del ejército, y sus restos apenas pudieron salvarse en las montañas de Soria. Se reorganiza en Castilla la Vieja, y marcha después a Extremadura; pasa revista en Plasencia, y bajando a las márgenes del Tajo, acampa en Casatejada, en dónde lo inspecciona S.M. el 18 de noviembre.

El Regimiento avanza con el ejército sobre Madrid, donde entra el 3 de diciembre, y Guadalajara. Con el nombre de Regimiento o Trozo de Dragones de Frisia, es encuadrado en la Caballería del marqués de Valdecañas. El 7 de diciembre, cruza el río Henares con casi toda la Caballería del ejército de Vendome, alcanza Torija y se dirige a Brihuega en busca del Ejército confederado (portugueses, austriacos e ingleses), cercando la villa y ocupando los dos puentes que entonces existían sobre el río Tajuña, uno de piedra y otro de madera, lo que obliga a las tropas inglesas a encerrarse a cal y canto en la ciudad.

Al atardecer del día 8 llega el Rey Felipe V con el grueso de sus fuerzas, se asientan los cañones y en la madrugada del 9, apoyado por el fuego de la Artillería, los Batallones de Línea y las Compañías de Granaderos atacan la villa. Hacia uno de los portillos abiertos galopa el Frisia; sus jinetes se ponen en pie sobre las cabalgaduras para trepar a las murallas y, ayudándose unos a otros, saltan dentro de la plaza para combatir calle por calle y casa por casa contra la mejor Infantería británica de la División del general Stanhope, hasta conseguir, junto con sus compañeros, que Brihuega quedase abierta para el Rey. En la noche del 9 al 10 de diciembre, el ejército victorioso emprende la marcha para acampar en las inmediaciones del pueblo de Villaviciosa de Tajuña, preparado para cubrir la segunda y decisiva jornada conocida como Batalla de Villaviciosa, en la que los Dragones de Frisia junto con los de la Reina, Marimón y Scheldon, constituyen el ala derecha de la primera línea del ejército borbónico bajo el mando del marqués de Valdecañas.

En la mañana del día 10, enfrentados ya a las fuerzas confederadas mandadas por el mariscal conde de Staremberg, los jinetes españoles se lanzan sobre los Escuadrones ingleses y portugueses que, finalmente, tienen que retroceder acosados por el empuje arrollador de la Caballería española y el valor ardiente de sus jinetes. Pero esta combatividad y espíritu de lucha pone en aprietos al propio ejército borbónico, pues su Caballería se alejó del campo de batalla combatiendo hasta el río Cinca en persecución de la caballería enemiga, cuando su presencia era aún necesaria para cubrir el flanco de la Infantería. Al caer la tarde, cuando ya los infantes españoles empezaban a ceder terreno y la batalla parecía perdida, aparecen en la lontananza el marqués de Valdecañas al frente de sus victoriosos Dragones. Apreciada la grave situación, cargan los jinetes nuevamente poniendo en retirada a la Infantería confederada. Por último, Vendome y el propio Rey tienen que denegar la petición de los mandos de la Caballería que, todavía deseosos de luchar, solicitaban autorización para perseguir al adversario. Libre el camino de Aragón, Felipe V entra en Zaragoza, donde es jurado como Rey de Aragón.

1711: Mandando el Ejército de Aragón el duque de Vendome, el Regimiento de Frisia que regia D. Antonio Pignatelli, es destinado a la derecha de la primera línea de los de Belgia y Batavia. El duque, en combinación con el mariscal de Noailles, penetra en Cataluña, y Frisia, con la División de Dragones del general conde de Mahony, avanza por Mequinenza. El marqués de Arpajón viene del Ampurdan para encargarse de las tropas de la montaña y con él asiste el Regimiento a todas las operaciones, reducidas a la rendición del castillo de Arenys, a la prisión del general austriaco Chower y a la conquista de Benasque y Castell-lleó, terminando esta campaña a fines de octubre, momento en que pasa a cuarteles de invierno.

1712: No varió Frisia de situación, y se mantuvo en el mismo ejército de Cataluña, empleándose los Dragones en la persecución de los sediciosos, asegurando los tránsitos de los convoyes y cubriendo los puestos para el bloqueo de la plaza de Barcelona. No hay acciones notables, pues las operaciones tomaron un carácter insignificante por las conferencias establecidas para la evacuación de la Península de los aliados.

1713: Se emplea Frisia en el distrito de Cataluña en la persecución de los sediciosos, asegurando los tránsitos de los convoyes y cubriendo los puestos para el bloqueo de la plaza de Barcelona.

1714: Formalizado el sitio de Barcelona, se dirige al pueblo de Hospitalet y da seguidamente todo el servicio de la línea hasta la rendición de la capital el 11 de septiembre, empleándose no pocos destacamentos en la persecución a sangre y fuego de los somatenes que no habían perdido el ánimo, aún cuando ya se habían retirado los aliados del Principado.

1715: Queda organizado el Regimiento en 3 Escuadrones, con un total de 12 Compañías, cada una compuesta de 3 oficiales y 32 Dragones.

1716: Se reduce el número de Dragones a 25 por orden de 28 de septiembre.

1717: Continúa el Regimiento en Cataluña. Con motivo de la política de reconquista de los territorios perdidos por el tratado de Utrecht que trataba de desarrollar el ministro Alberoni, un destacamento de 50 Dragones es elegido para la expedición y reconquista de la isla de Cerdeña en poder de los ingleses, embarcándose el 22 de julio y concurriendo a la toma de Caligari y demás fuertes.

1718: Por la Ordenanza del día 1 de febrero, recibe el número 7 en la Escala General de Dragones y toma, oficialmente, el nombre de Regimiento Frisia nº 7 de Dragones, en recuerdo de la provincia holandesa donde tuvo su creación como Tercio de Steenhuysen. Todo el Regimiento embarca en el puerto de Barcelona el 19 de junio para Sicilia, recogiendo el destacamento enviado a Cerdeña en Cabopulla el 25 del mismo mes. El 29 prosigue en navegación tomando tierra en la playa de Solanto el 3 de julio. Reunidas las tropas de la expedición, el general marqués de Lede ocupa sin resistencia Palermo el día 4, y con una columna avanza contra Castello-Amare que se rinde el 6.

El General Spinola recibe orden de encaminar su división de Caballería a la vista de Messina, mientras se embarca la Infantería y arriba por mar a aquel punto. Frisia emprende la marcha el 8 de julio y llega al campo el 24, empleándose durante el sitio en dar el servicio conforme a su instituto; pero a principios de agosto pasa a bloquear las plazas de Siracusa y Melazzo, donde se da un terrible combate el 15 de octubre y se levanta el bloqueo.

Se modifica el uniforme y el Regimiento pasa a vestir casaca amarilla con vivos encarnados.

1719: Abandonado el bloqueo de Siracusa, pasa al campo de Francavilla el 30 de mayo, donde pelea gallardamente en la batalla del 19 de junio, llevando a su cabeza al coronel Don Pedro Chateaufort, que resultó herido. Se retira después a Castro Reale el 30 de agosto, y vuelve a reunirse con el ejército de Barcelonetta a primeros de septiembre, retrocediendo el 25 a Francavilla, en cuyo pueblo recibe orden de acantonarse.

1720: Replegadas todas las tropas expedicionarias sobre Palermo después la pérdida de la ciudadela de Messina, Frisia da el servicio en la línea atrincherada tomando parte en las funciones de guerra que tuvieron lugar hasta el tratado de evacuación el 6 de mayo, momento en que regresa a España y queda acuartelado en Cataluña.

1728: Por la ordenanza de 12 de julio (artículo 5º del libro 1º, título 3º) se reglamentaron los guiones de los Regimientos de Caballería y Dragones. El de Frisia debía llevar en el anverso las Armas Reales, comunes a todos los cuerpos, y en el reverso un escudo de azur con 9 besantes de plata, sostenido por dos leopardos.

1732: 100 Dragones del Regimiento se embarcan el 15 de junio en Alicante con la expedición que pasa a la reconquista de Orán y Mers-el-quivir en la costa de África. De regreso a la Península, se acantona en Jerez de la Frontera

1734: Es destinado de nuevo a Italia, esta vez bajo las órdenes del Conde de Montemar, don Juan Carrillo de Albornoz, con el ejército enviado para sostener las aspiraciones del Infante Don Carlos al trono de Nápoles. Desembarca en dicha ciudad y vuelve a hacerse a la vela en el puerto de Baya el 29 de agosto, destinado para la reconquista de Sicilia. Ocupa Palermo el 1 de septiembre y pasa el 4 con el brigadier Don Melchor de Solís al bloqueo de Siracusa persiguiendo, en unión del Regimiento de Caballería de Farnesio, a 500 Húsares austriacos hasta encerrarlos en el recinto de sus murallas. El 29 de octubre se reembarca para Nápoles y marcha al sitio de Capua. Rendida esta plaza el 19 de noviembre, regresa a Nápoles.

1735: El 3 de enero recibe orden de embarcarse en Baya, y salta a tierra en la cala de Loanto, cerca de la ciudad de Palermo. Acompaña al duque de Montemar a tomar posesión de la isla y concurre a la rendición de Siracusa el 1 de mayo. Vuelve a embarcar en Melazzo y entra en Nápoles para unirse al Ejército invasor de Lombardía. Con él asiste a todas sus operaciones y al bloqueo de Mantua, cuyo sitio no llegó a tener efecto. El Regimiento mereció la confianza del duque, que lo empleó siempre en las comisiones más arduas y en enmendar lances perdidos por otros. Contiene en los márgenes del Adigio y Po a una multitud de enemigos, acción bien distinguida y aún más meritoria cuando que no pudieron hacerla otros cuerpos de bien merecida reputación. Marcha con el destacamento del marqués de la Mina a hacer frente a los refuerzos austriacos que bajaban del Tirol procedentes de Baviera y con ellos sostuvo varios encuentros.

1736: Al verificarse un armisticio entre las tropas francesas e imperiales, el Regimiento se retira a la Toscana y, dejando Italia, regresa a España a sus cuarteles de Cataluña.

1739: Es destinado a la Baja Andalucía, fijando su residencia en Jerez de la Frontera.

1741: Alteradas de nuevo las relaciones amistosas con la corte de Viena por el intento, conseguido, de colocar al frente de los ducados de Parma y Plasencia al Infante don Felipe, Frisia obtiene su nombramiento para el Ejército del Piamonte, a cuya cabeza debía ponerse el Srmo. Sr. Infante Don Felipe, y desde Andalucía sale para Cataluña, atraviesa Francia y se acantona al pie de los Alpes con los Regimientos de su Instituto Pavía, Numancia, Belgia, Francia y Lusitania, 450 Guardias de Corps, la Compañía de Granaderos Reales, un Escuadrón de Carabineros Reales y los Regimientos de Caballería del Príncipe, Sevilla, Calatrava y Montesa.

1742: Emprendida la campaña se distingue al desalojar al Rey de Cerdeña y a sus tropas de toda la Saboya, atacando con el marqués de la Mina los atrincheramientos de Maurienne y Modame el 24 de diciembre, tomando después cuarteles de invierno.

1743: Por los refuerzos recibidos por el Rey de Cerdeña, se ve obligado Frisia con las demás tropas a evacuar Saboya el 8 de septiembre, pero reunido el ejército en el campo de Chanal en el Delfinado, ataca el 4 de octubre los atrincheramientos de los Alpes en la línea de Chateau Dauphin. Vuelve a retirarse sobre Chanal oprimido por las fuerzas sardas, pero el 10 avanza rápidamente a las orillas del Isero; pasa este río el 18 de diciembre y derrota a los piamonteses el 21, picándoles la retirada su Compañía de Granaderos. Entre tanto, todo el Regimiento se presenta delante de las trincheras de La Chapelle; echa pie a tierra, encadena los caballos, toma los fusiles y se arroja sobre Montiers, donde tiene la suerte de desalojar al enemigo causándole enormes pérdidas entre heridos, muertos y prisioneros. Después, Frisia monta a caballo y persigue en su fuga al Rey de Cerdeña hasta el Piamonte.

1744: Sale de sus cuarteles de invierno, viene sobre el campo de San Lorenzo, y marcha el 20 de enero al litoral en dirección de Saint Sprit. Avanza sobre el enemigo el 31 de marzo, ocupa Nizza el 2 de abril y, elegido para el asalto general de la línea atrincherada entre Monte Albano y Villafranca, se lanza sobre ella pie a tierra el 19, consiguiendo que los saboyanos la abandonaran con notables pérdidas y se embarcasen. Después de la rendición de aquellos dos fuertes el 21 y 25 del citado mes, atraviesa las formidables e inaccesibles posiciones de las barricadas en la cumbre de los Alpes el 18 de julio, y pasa a sitiar la plaza de Demont el 3 de agosto. Rendida esta plaza el 17, esguaza el Stura y marcha a poner sitio a la de Coni el 12 de septiembre. El Rey de Cerdeña avanza con este motivo a Murats, y Frisia acampa en Madona del Olmo. Presenta batalla con nuestro Ejército al piamontés el 29 colocado en el centro de la primera línea de combate, y pelea con una constancia y firmeza inimitables, sacrificándose generosamente, sin ceder un solo palmo de terreno a pesar de la gran pérdida que la fusilería y la metralla le causaban. La Compañía de Granaderos queda casi entera en el campo de batalla porque se la mandó cargar sola y sin ser sostenida contra una columna de Infantería enemiga, de tal forma que el que no fue muerto resultó herido. Finalmente, el Regimiento queda tan escaso de fuerza que apenas pudo formar un Escuadrón. Levantado el sitio de Coni por la persistencia del temporal el 18 de octubre, toma cuarteles en Saboya, ocupándose en reponer hombres, caballos y equipo.

1745: Cuando las tropas de Italia Meridional atacaban la Catholica y pasaban el Tánaro y el Magra, la República de Génova une sus fuerzas a las españolas y vienen estas a Porto Spezia. El Ejército de Saboya desciende a San Giuliano y se une al Ejército Grande el 5 de agosto. Ocupado Aqui, Frisia pone sitio a Tortona, en donde permanece desempeñando el servicio hasta la rendición del castillo el 3 de septiembre. Mientras que de nuestras fuerzas entran unas en Placentino y atacan otras Exiles y Ceba, sorprendiendo a Plasencia, Frisia desciende a las márgenes del Tánaro para unirse al ejército, con el cual derrota completamente, en la batalla de Basignana, al Rey de Cerdeña el 27 del mismo mes, pasando con el agua al pecho el río, y obligándole a huir a las montañas, abandonando todos los equipajes. Seguidamente pone asedio a la plaza de Alejandría el 7 de octubre y se apodera de ella el 12.

1746: Frisia toma parte en el sitio del castillo de Milán, hasta la retirada sobre Pavía el 19 de marzo y a Plasencia el 31. El 5 de mayo su Compañía de Granaderos se agrega a la División Pignatelli y concurre a la sorpresa de una columna imperial, mandada por el general Gross, establecida en Codogno, atacándola en la madrugada del 6 y causándola enormes pérdidas, pues quedaron en nuestro poder toda su artillería, bagajes, banderas, estandartes y 2.000 prisioneros, incluido el general. Seguidamente es llamado todo el Regimiento al campo de Plasencia, donde asiste a la célebre batalla del 16 de junio. Allí carga la mitad de su fuerza, pie a tierra, con el general Corbalán al frente, contra los austriacos en sus atrincheramientos, mientras que la otra mitad rechaza a los croatas que acometían a los Carabineros Reales. Después de esta sangrienta jornada, se retira a los márgenes del Po y verifica el famoso paso de este río en su confluencia con el Ambro el 9 de agosto. Con el mismo general Pignatelli, se establece en Benate en la orilla opuesta del Tedone, en cuya situación es vivamente cargado por la vanguardia enemiga, con la que sostiene el día 10 un choque encarnizado, portándose heroicamente según el parte que dio el general en jefe conde de Gages a Su Majestad. El ejército sufre un gran descalabro en el paso del río y si no hubiese sido por la División de Dragones que contuvo al general Botta, hubiera perecido casi todo. A su llegada a Porto Finale el 8 de septiembre, cruza el Turbia y marcha a acantonarse a Saboya hasta que, abandonado este ducado, se retira a Provenza.

1747: Repuesto de tantas fatigas, vuelve el Frisia con el Ejército a tomar la iniciativa de la campaña después que los genoveses, tomando las armas, arrojaran a los austriacos de su territorio auxiliados por nuestras tropas. Avanza el Regimiento a Saboya, vadea el Var el 3 de junio, ocupa Monte Albano el 5, Villafranca el 7 y el 16 Ventimiglia; toma su castillo el 1 de julio y el 20 de octubre pelea valientemente en la acción de Castellazzo en el valle de Stura. Pero cuando una marcha victoriosa iba de nuevo a abrir las puertas de la Italia meridional, la paz pone fin a esta cruda contienda, y los Dragones regresan a España.

1748: Vuelve a ser acuartelado en Jerez de la Frontera.

1761: Está acantonado en Badajoz, como señala el canónigo Hernández Tolosa al relatar las celebraciones de la Inmaculada Concepción ejecutadas por la Compañía de Jesús: “…en la tarde de este día [17 de octubre], hubo en la iglesia un poema o loa, para cuyo efecto tenían formados dos tablados bien lucidos, con sus ricas cortinas, uno frente a otro… estando en lo interior… la música de nuestra Santa Iglesia Catedral y en la otra los músicos e instrumentos del Regimiento de Caballería de Dragones de Frisia……por conclusión de esta solemnidad salió esta tarde [18 de octubre] un Rosario de dicho Colegio, en el que llevaba el Estandarte el conde de la Torre del Fresno, yendo al principio de él, la música de Caballería de Frisia…”.

1762: El 11 de enero de 1762 se verificó la bendición de las banderas del Regimiento de Milicias de Badajoz, en la Iglesia de San Andrés: …la misa la celebró el capellán de dicho Regimiento y para su solemnidad concurrieron tres capillas de música, la de nuestra Catedral Iglesia, la de la ciudad de Yelbes [Elvas] y la de Caballería de Dragones de Frisia…”. Al comenzar la guerra con Portugal es destinado al Ejército de Extremadura y se emplea en cubrir y escoltar los convoyes y la artillería, sin dejar de hacer correrías por el país enemigo. También fue uno de los cuerpos designados para los sitios de Elvas y Campomayor, que no llegaron a finalizarse por haberse hecho la paz. El capitán General de Extremadura mandó un emisario a la plaza de Elvas: “…el Comandante General de esta provincia envió un pliego a el de la ciudad de Yelbes, Reino de Portugal, en la mañana del día 22 de junio de este año, y fue a llevarlo el tambor de la Compañía de Granaderos de Caballería de Dragones de Frisia, que se halla en esta guarnición. Llevó su caja y luego que llegó a la ciudad referida, tocó llamada a la puerta, observación en tiempo de guerra, entró acompañado de 6 soldados y su ordenanza y por ausencia del general, entregó su pliego al Gobernador, y luego que lo despachó, volvió a salir dicho tambor con los ojos vendados y asociado de 6 soldados de caballería, hasta fuera de la ciudad, cerca de un cuarto de legua, y allí le desvendaron los ojos y se vino y entró en la ciudad a las 7 de la tarde del mismo día, en donde no había salido de en casa del Gobernador en el tiempo que estuvo allí…”. Finalizada la guerra, regresa a su cuartel en Andalucía.

1763: Vuelve al Ejército de Extremadura por Real Disposición de 3 de mayo.

1765: A partir del reglamento de 20 de septiembre, sus Compañías quedan integradas por: capitán, teniente, alférez, 2 sargentos, tambor, 4 cabos, 4 granaderos, 39 Dragones y 33 caballos. El 28 de octubre de este año recibe su nombre definitivo, pese a algunos intentos de modificación posteriores, de Regimiento de Villaviciosa 5º de Dragones en homenaje a su heroica y decisiva intervención en 1710 en la batalla de aquel nombre. Se le concede un nuevo emblema, consistente en un escudo en cuyo centro se contempla un león de gules puesto de frente y en pie, sobre trofeos de guerra, con una espada empuñada en la mano derecha, un cetro en la izquierda y una corona de laurel sobre la cabeza, y dos dragones a modo de soporte con el lema “Leo Villaviciosae, victor et vindex” (El león de Villaviciosa, triunfante y vengador).

1776: Por real disposición de 3 de mayo regresa al ejército de Extremadura.

1778: Por real disposición de 3 de abril es destinado a la guarnición de Murcia.

1781: Marcha uno de sus Escuadrones con 140 caballos a la expedición del general duque de Grillón el 19 de agosto, para la reconquista de la isla de Menorca, ocupada por los ingleses, mientras que el resto del Regimiento se une al Ejército de Gibraltar. Se embarca en Cádiz y, con las demás tropas, se apoderan de la ciudadela y del resto de la isla a finales de septiembre. Asiste al sitio del castillo de San Felipe (a la entrada del puerto de Mahón) en donde presta el servicio a pie y a caballo.

1782: Sostiene el Escuadrón expedicionario varios choques hasta la rendición del castillo de San Felipe el 4 de febrero. Terminada la campaña se une al Regimiento en el sitio de Gibraltar.

1783: Firmada la Paz de Versalles el 20 de enero, los Dragones de Villaviciosa emprenden la marcha para la Baja Andalucía, siendo destinados a Sevilla.

1786: Se eligen tres partidas para la persecución del contrabando, desde Sevilla, Utrera y puerto de Santa Maria.

1789: El Villaviciosa recibe orden del Ministerio de la Guerra para variar la situación y se pone en marcha para Medina de Rioseco (Valladolid). El 14 de febrero son nombrados 2 ayudantes con el sueldo de 480 reales, y se suprimen 2 portaguiones. Fallece en la guarnición el teniente coronel Don Cornelio Conway el 3 de octubre, así como el coronel Don José Garrofa, el 14 de diciembre.

1790: Por real orden sale el 12 de octubre de Medina de Rioseco y pasa a Galicia a marchas dobles con motivo de un motín popular ocurrido en las ferias de ganado de Valina por no pagar el cuatro por ciento. A su llegada, el capitán general Don Pedro Martín Cermeno, lo reparte en destacamentos, especialmente por la provincia de Orense y en el pueblo de Ulloa, por apellidarse Ulloas los proveedores, que disfrazados y armados de garrotes hasta el número de 200 aparecieron diseminados por las ferias gritando: “¡Libre, libre, viva el Rey!”, acosando, dispersando el ganado y rompiendo las mesas y recado de las oficinas de la Real Hacienda. El sargento mayor Don Miguel Rodríguez con un destacamento que mandaba personalmente, los ataca y dispersa en la villa de Mellid.

1791: El 5 de febrero entra en el goce de la gran masa. Restablecido el orden en Galicia, vuelve a Medina de Rioseco. Permanece 3 meses en este punto y después emprende su movimiento para el distrito de Valencia. Al pasar cerca de Madrid se le pasa en Alcorcón revista de inspección el 6 de agosto, maniobrando perfectamente a pie y a caballo, recibiendo por esto 320 reales de gratificación por Compañía. El 10 entra en Madrid, y en el Campo de Alanje, maniobra en presencia de Su Majestad quien queda muy complacido y satisfecho de su buen porte e instrucción; y tras ser revistado se encamina a los cuarteles de Murcia y Orihuela, manteniendo destacamentos en Valencia, Alicante, Cartagena y Játiva, para la persecución del contrabando. Por Real Disposición de 18 de diciembre, se reforma el 4º Escuadrón en virtud de nueva plantilla dada a los Dragones, quedando en la forma siguiente: teniente coronel, comandante del 3er Escuadrón, sargento mayor, cuarto jefe, 3 ayudantes mayores, capellán, cirujano, picador, tambor mayor, 4 oboes, mariscal mayor, 2 ayudantes Dragones y 2 silleros; 9 Compañías con: capitán, teniente, alférez, sargento 1º (con 2 charreteras de seda en los hombros), sargento 2º (con 1 a la derecha), soldados de premio (una a la izquierda), 2 cabos 1º (3 galones de estambre en la vuelta), 2 cabos 2º (2 galones solos), 4 granaderos (con 1 galón), 33 Dragones montados y 13 desmontados; siendo el total del Regimiento de 520 plazas (403 montadas y 117 desmontadas, excluidos los oficiales). Le reformaron por este reglamento las Compañías de los Jefes, y de los 48 potros en dehesa, quedaron 45, a razón de 5 por Compañía.

1792: Por el mes de septiembre sale Villaviciosa de sus cuarteles y se encamina a Cataluña, acantonándose en la Conca de Barber, Montblanch y lugares inmediatos, pero poco después se traslada a Martorell, Sabadell y Tarrasa.

1793: Desde sus cuarteles en Cataluña es reunido todo el Regimiento para marchar a la frontera con Francia por haberse declarado la guerra a la nueva República Francesa (Guerra del Rosellón). Con el Ejército de Cataluña, comienza las hostilidades contra las tropas republicanas, ocupando el Boulon el 23 de febrero. Se halla en la acción de Truillas el 22 de septiembre, en la que el cabo Roque Ramírez arrebata del medio de una columna enemiga un estandarte, por cuya acción distinguida Su Majestad, por decreto de 26 de junio de 1794, le concedió el grado de sargento con 2 escudos de ventaja; del mismo modo agracia también la bizarría del sargento Franco Ruiz en la acción del 1 de noviembre, y en la descubierta que se verificó sobre la montaña de Monroig, los Dragones Ignacio Moreno y Francisco Sánchez, obtuvieron 2 escudos de premio. La heroica defensa del Regimiento a la entrada de los franceses en Zuhin, en donde se vio precisado muchas veces a encadenar sus caballos y batirse a pie por la aspereza del terreno, es digna de recuerdo. Y no lo es menos su comportamiento en la toma de Monroig. El 3 de octubre muere de bala de cañón el ayudante Don Francisco Sagui, al reconocer con todo el cuerpo la plaza de Perpignan, operación en que arrastró todo el Regimiento con gran serenidad el mortífero fuego de la artillería francesa.

1795: A partir del 24 de junio se aumentan los efectivos de los Cuerpos de Dragones, hasta quedar sus Compañías con 50 plazas montadas y 10 desmontadas, cada una. En este año se destina al Villaviciosa al Ejército de Navarra y después de firmada la Paz de Amiens, se acantona en Salces y Peralta, situándose la plana mayor en Villafranca. El 13 de octubre se reforman las Compañías de Jóvenes.

1796: Apenas había saludado Villaviciosa la paz con los franceses, cuando se declara la guerra a Gran Bretaña y con este motivo es destinado al distrito y Ejército de Galicia, acantonándose en Santiago de Compostela, La Coruña, Ares, Vigo y Pontevedra, protegiendo así las costas gallegas.

1798: Teniendo en consideración la mortandad de caballos por la mucha fatiga y el mal alimento que se les suministraba, se encamina por el mes de mayo a Castilla la Vieja y se acuartela en Medina del Campo y Navas del Rey, manteniendo destacamentos en Salamanca y Arévalo.

1799: Pasa revista de inspección en Medina y por el mes de septiembre traslada su residencia a la plaza de Zamora, a causa de las muchas bajas que tuvo por efecto de calenturas intermitentes.

1800: Continúa aún en Zamora con motivo de la guerra con Gran Bretaña, pero habiendo desembarcado un Cuerpo inglés de 10.000 hombres en la ensenada de Doninos, en la costa de Galicia, para incendiar el arsenal de El Ferrol, Villaviciosa recibe aviso de marchar prontamente a aquel distrito el 4 de septiembre. Durante su marcha le llega orden de pasar a Vigo, en cuyo puerto se creía pudiera recalar el Ejército británico después que las tropas estacionadas en Ares lo obligaran a reembarcarse en Doninos. Desvanecido este temor, el coronel del Regimiento se encuentra con otro pliego cerca de Orense para que se alojara en la ciudad. Aquí permanecerá hasta noviembre, momento en que regresa a Castilla y se acuartelan en Tordesillas y la Seca 2 Escuadrones, y el resto con la plana mayor en Toro.

 

1801: Reunido todo el Regimiento en la ciudad de Toro, emprende la marcha el 1 de mayo para unirse al Ejército de Extremadura a consecuencia de la declaración de guerra a Portugal (Guerra de las Naranjas), siendo destinado a la 3ª División al mando del General Marqués de Castelar con quien se reunió en Valverde de Leganés (Badajoz), dos leguas distante de Olivenza. El 19 de mayo ataca Olivenza que se rinde el 20 y deja de guarnición en ella 4 Compañías. En el mismo día, a las 3 de la tarde, sale el Villaviciosa con su División para Jurumenha, la insta a la rendición, y esta se rinde 21. Después de este suceso, los Dragones escoltan el tren de artillería que retrocede a Olivenza. El día 22 marchan sobre Elvas con el mismo tren de batir y el 24 continúan a Campomayor, a cuya plaza pone sitio. Pasan el 27 con su División a Santa Eulalia, y más tarde acampan en San Vicente, ambas localidades cercanas y al norte de Elvas. Emprenden nuevamente el movimiento el 1 de junio con el Regimiento de Infantería de Murcia, para apoderarse de Arronches. El 3 prosiguen a Alegrete y aquí permanecen hasta que, batiendo al enemigo en la batalla de Flor de Rosa, ocupan el día 6 Crato. Rendido Campomayor y hecha la paz, Villaviciosa se retira a Extremadura, acantonándose en Los Santos de Maymona (Badajoz). Forma después con el ejército en batalla en el campo de Botoa, teniendo la honra de ser revistado por S.M. el rey Carlos IV, acompañado de S.M. la Reina y su Augusta Familia. Con motivo de la resistencia del pueblo a la organización de las milicias provinciales de Valencia, marcha Villaviciosa por el mes de octubre para esta provincia; pero en Albacete recibe orden de dejar en Elche un Escuadrón, situándose el resto del Regimiento con la plana mayor en Orihuela, por haberse sosegado y castigado el tumulto.

 

1802: Por el mes de junio se traslada de guarnición a Valencia, en cuya plaza asiste a las fiestas celebradas en obsequio de SS.MM. los Reyes de Etruria; y se celebran las bodas del Príncipe de Asturias. La clase de tambores queda extinguida y se la reemplaza por timbales y clarines.

 

1803: Como consecuencia de la reforma sufrida por el Reglamento, inspirado por Don Manuel Godoy, se suprime el Instituto de Dragones, convirtiéndose sus Regimientos en Cazadores a Caballo y Húsares. Villaviciosa, tras 113 de gloria proporcionada por sus Dragones, se ve convertido en el Regimiento de Villaviciosa 5º de Cazadores. Su uniforme pasa a ser verde con divisa encarnada.

 

1804: Se pone en movimiento por el mes de marzo desde la plaza de Valencia para la de Barcelona, donde le son señalados los cuarteles de Barceloneta y San Agustín el Viejo, desde los cuales presta servicio de guarnición hasta que sale para el cordón sanitario establecido en la costa a consecuencia de la fiebre amarilla que afligía Málaga y también por la declaración de guerra en diciembre a Gran Bretaña.

 

1805: Godoy mismo, pretextando falta de madurez en la reforma anterior, rectifica y por un real decreto de 30 de enero se restablece la existencia de los Dragones. El Regimiento vuelve a denominarse Regimiento de Villaviciosa 5º de Dragones. Por ordenanza, pasa a llevar casaca amarilla con divisa verde, pero esta uniformidad no llegará a vestirse hasta cuatro años después. Pasa de guarnición a Barcelona.

 

1806: El 12 de enero sale de Barcelona con destino a la División que bajo las órdenes de D. Gonzalo O’Farril debía ocupar el nuevo Reino de Etruria, donde había sido destinado como guarnición en virtud de los acuerdos de nuestro Gobierno con Napoleón, siendo mandado el Regimiento por el coronel Barón de Armendáriz. Por Perpignan entra en Francia; atraviesa todo el mediodía de este imperio, costeando el Mediterráneo, y pasando por las ciudades de Nizza, Génova y estado de Loca, entra en la Toscana y ocupa el cuartel que se le tenia preparado en Pisa. En el mes de julio es revistado Villaviciosa por su general, y en septiembre por S.M. la reina de Etruria a la que acompaña la oficialidad formando un zaguanete de guardia de honor, hasta Liorna.

 

1807: Junto con la llamada División del Norte, recibe el 22 de abril la orden de marchar a la ciudad alemana de Hamburgo (en la Pomerania sueca) para unirse a la Grande Armée, mandado en persona por el emperador Napoleón Bonaparte, para ocupar la Prusia; atraviesa toda la Italia, Baviera y Sajonia hasta invadir aquel reino, pasando después a Hannover, ciudad a la que llega entre el 12 y el 24 de junio. Estando aquí llega aviso del emperador para entraren la Pomerania a las órdenes del general Brun, formando parte de los ejércitos del mariscal Bernadotte, príncipe de Pontecorvo, futuro Rey Carlos XIV de Suecia.

 

Pone sitio a la plaza de Stralsund, defendida por el mismo rey de Suecia. Durante esta marcha un Escuadrón de nuestros dragones avanza al sitio real, en donde se hallaba el gran duque de Medenburgo, y un general francés puesto a la cabeza de este escuadrón lo acompaña hasta su capital, Schwerin, y le pone en posesión de sus estados. Entretanto a Vllaviciosa se le destina a la división Molitor qué cubría una parte de la línea de circunvalación de Stralsund, apoyada en la orilla del mar Báltico. En la tarde del 5 de agosto, el rey de Suecia en persona, sale de la plaza y practica un reconocimiento sobre las tropas del general Brin, resultando un corto tiroteo de cazadores en varios puntos. Al rayar el alba el día 6, toda la línea avanza hasta dejar completamente cerrada la plaza, de modo que los ingleses y suecos no pudieran pasar del segundo foso. En esta operación, hasta las 8 de la mañana, el fuego de cañón y fusil fue horroroso, perdiendo Villaviciosa un sargento segundo, 5 hombres y 8 ó 9 caballos. Brun al día siguiente da las gracias personalmente al regimiento, y hace mención de su gallardía y valor en la orden general del ejército. La plaza de Stralsund se rinde el 18 de agosto. El coronel Armendáriz en condecorado con la Legión de Honor por haber conducido el día 6 al Villaviciosabajo la metralla de la plaza de Stralsund con la mayor valentía”.

 

Por la llegada del general marqués de la Romana a las inmediaciones de Hamburgo, al barón de Armendáriz, coronel de este viejo regimiento, se le ordena trasladarse a dicho punto para unirse al cuerpo de tropas españolas; pero antes de separarse del ejército recibe una honorífica despedida del mariscal, quien le manifiesta el sentimiento que experimentaba por la marcha de tan bizarro jefe y bravos cazadores, cuya manifestación se dio y se repartió a los individuos del cuerpo. El regimiento retrocede hasta ocupar los acantonamientos que le fueron designados, y el coronel con el 1er escuadrón se aloja en el pueblo de Lawembourgo, sobre el Elba.

 

1808: En marzo los Escuadrones reunidos en las afueras de Hamburgo, son revistados por el príncipe de Pontecorvo, a cuyas órdenes se hallaba este regimiento. Su estado de brillantez admira al príncipe y manifiesta la satisfacción que le caviar en tener a su inmediación un cuerpo como los cazadores de Villaviciosa. Seguidamente, entra en Dinamarca por la ciudad de Altona y en las provincias de Hoistein y Tulan, y atraviesa el Gran Belt. Ocupa la isla de Fionia con su capital Oldensee. En el mes de junio se traslada el coronel con la Plana Mayor y 2 Escuadrones a Faaborg, y los otros 3 restantes ocupan los pueblos inmediatos. Ordena el príncipe en 26 de junio que Villaviciosa jurase al rey José Bonaparte. Esta disposición impolítica provoca varias reuniones en sus jefes y oficiales, y se acuerda la fórmula siguiente: “Reconocemos a José por rey de España, siempre que el consejo de Castilla y el todo de la nación lo reconozcan”. Se debió esta determinación a la prudencia y gran influjo del barón de Armendáriz, y con ella evitó muchas desgracias, pues en julio recibió noticias del levantamiento popular del 2 de mayo en Madrid.

 

El 8 de agosto todo el regimiento se traslada a Swemborg, y poco después a la isla de Faasinghe, llevándose todos los enfermos españoles del hospital. Descorrido el denso velo que cubría los misterios del emperador, Villaviciosa, a pesar de estar rodeado de franceses, secunda el día 9 el grito de independencia lanzado por su patria, y pasa a Langelaud, intimando y ocupando sus fuertes en unión con el 2º batallón ligero de Cataluña. Hecho punto de apoyo la isla de Langeland, al quinto día se avista la escuadra inglesa que conducía al marqués de la Romana. El 21 de agosto, con el resto de las tropas españolas, se verifica el embarque de Villaviciosa a bordo del navío Soberbio que montaba el almirante, tras haber abandonado sillas y caballos. Toma tierra el 29 en la isla de Brenaw, próxima a la plaza de Gottemburgo; aquí permanece 9 días, y el 7 de septiembre vuelve a embarcarse en transportes ingleses; y el 13 da la vela para las costas de España, arribando a Santander el 11 de octubre. El 12 de noviembre marcha desmontado a Sevilla, quedando una compañía en León con destino al ejército de Galicia, y reunida esta a otras sueltas, sirve de pie para la creación del Regimiento de Caballería 2º de Algarve. Villaviciosa.

 

1809: Al llegar al pueblo de Santos de Maimona, en Extremadura, descansa todo el mes de enero, y el 27 continúa su viaje para Sevilla. Llega a Sevilla el 27 de febrero; en marzo deja la denominación de Villaviciosa, 5º de Cazadores y toma la de Dragones de Villaviciosa, constando su fuerza de 532 bombres y 421 caballos que se le facilitaron de la requisición. Puesto este cuerpo al pié de 4 escuadrones de a 3 Compañías y estas de 60 plazas montadas y 10 desmontadas, se crean al mismo tiempo los dos comandantes, suprimiéndose a la vez un ayudante, y salen el 30 para campaña el 1er y 3er Escuadrones a unirse con el Ejército de Extremadura, quedando el 2º y 4º en Sevilla. Se halla el 26 de julio en la batalla de Aldabón-Torrijos en la que resulta herido y prisionero el coronel Armendáriz. El 27 sostiene la vanguardia del ejército inglés, y el 28 pelea en la batalla de Talavera (Toledo), 27 y 28 de julio, siguiendo el movimiento de retirada al Puente del Arzobispo, en cuya primera acción toman parte, y trasladándose después a las Mesas de Ibor (Cáceres). En agosto es nombrado coronel de la Unidad don José de San Juan. En septiembre acampa en Torrecillas de la Tiesa (Cáceres) y toma el mando el Coronel don Carlos González de la Bárcena. En octubre pasa por Mesas de Ibor, va a El Puente del Arzobispo y, de aquí, se retira en diciembre para Guareña (Badajoz). Por la hazaña de regresar a España desde Dinamarca en defensa del honor e independencia de la Patria, es condecorado el Regimiento y todo su personal individualmente con la Cruz de Distinción del Norte (Real Orden de 23 de marzo), con el lema: “La Patria es mi Norte y la Fidelidad mi Divisa”. Se pasa a vestir el uniforme amarillo con divisa verde previsto en el reglamento de 1805.

 

1810: Con la caballería que mandaba el duque de Alburquerque, emprende la célebre retirada a la isla de León, destacando una guerrilla de 70 caballos desde Alcalá del Río para cubrir el repliegue del ejercitó por el camino de Madrid. Esta fuerza desempeña este servicio hasta el puerto de Santa María, e incorporado con el regimiento, entra en la isla de León el 2 de febrero, habiendo quedado en Sancti Ponce y en Extremadura varias partidas de observación. En el mes de marzo continúa en la isla como guarnición, con la fuerza de 394 hombres y 347 caballos, y sigue en esta situación durante todo este año. El 8 de diciembre se le refunden los Escuadrones 3º y 4º del Regimiento 2º deLusitania, quedando el Regimiento con este aumento con la fuerza de 841 hombres y 473 caballos. Por real orden de 28 de diciembre se concede al Regimiento la Cruz de Distinción de Talavera.

 

1811: Se embarca con el ejército expedicionario y combate en la batalla de la Albuhera el 16 de mayo; después de esta jornada vuelve a la Isla de León, y de real orden pasan 207 hombres y 146 caballos a los Granaderos a Caballo y Escuadrón de artillería volante del Tercer Ejército. Reformado su 4º Escuadrón, queda con 3 de a 3 Compañías. El 17 de diciembre es nombrado coronel del Villaviciosa D. Manuel Colarte.

 

1812: Permanecía en enero aun en la misma Isla de León, pasando de orden superior 73 caballos a los Dragones de Madrid; 6 hombres y 50 caballos en abril, al regimiento de Calatrava; y en julio 40 hombres y 41 caballos a los Húsares de Castilla. E 27 de septiembre, pasa de la Isla al puerto de Santa María, constando su fuerza de 477 hombres y 176 caballos de requisición, hasta que entrado el mes de octubre es destinado al Ejército de Reserva de Andalucía, con un total de 746 hombres y 496 caballos.

 

1813: El 20 de enero emprende la marcha para Sevilla, y en mayo para Navarra, con la fuerza de 639 hombres y 464 caballos, con la cual asiste al sitio de Pancorbo desde el 27 al 30 de junio que se rindió. Avanza sobre Pamplona y bloquea su recinto desde el 16 de julio al 1 de noviembre que capituló la plaza. Durante aquel servicio, combatió en las salidas del enemigo en los días 19 y 27 de julio, 17 y 31 de agosto, 9 de septiembre y 10 de octubre. El 6 de noviembre emprende su movimiento para Burgos, refundiéndosele 56 hombres y 58 caballos procedentes de Húsares Francos de Castilla.

 

1814: Deja Burgos el 19 de mayo para trasladarse a Guadalajara, y el 4 de junio lo verifica a Andalucía, llegando el 8 de julio a Osuna, en donde permanece hasta fin de año.

 

1815: Al fugarse Napoleón Bonaparte de la isla de Elba y regresar a Francia, Villaviciosa recibe la orden de ponerse en movimiento y entra en aquel reino el 29 de mayo con el ejército de la derecha, formando parte de la División Ligera de Caballería; pero vueltas las cosas a normalidad por consecuencia del resultado de la batalla de Waterloo, retorna nuestro regimiento para ocupar el cantón de Osuna. Por la reforma del Ejército al finalizar la Guerra de la Independencia, Villaviciosahubo de absorber al Regimiento de Lanceros de Utrera, levantado en junio de 1808 en dicha villa andaluza. Deja de pertenecer al instituto de Dragones, entrando a formar parte de la Caballería Ligera con el nombre de Regimiento de Villaviciosa 5º de Ligeros. Esta fusión se verificó en el mes de diciembre. Su uniforme pasa a ser casaca amarilla con divisa encarnada.

 

1816: Trasladado a Utrera, vuelve a ingresar en los Dragones como Regimiento de Villaviciosa 5º de Dragones. Viste otra vez casaca amarilla con divisa verde.

 

1817: Es trasladado a Córdoba. Se encarga de su mando el coronel D. Gervasio Gasset.

 

1818: En julio es trasladado a Almagro.

 

1821: Pasa en julio a Talavera de la Reina; en octubre a Medina del Campo, en donde viene a regirlo el coronel D. Faustino Garay, y con él se traslada en diciembre a Zaragoza, para prestar el servicio de guarnición y cubrir varios pueblos de la provincia. Vuelve a convertirse en Caballería Ligera como Regimiento de Villaviciosa 5º de Ligeros. Viste casaca verde con divisa carmesí y encarnada.

 

1823: Entrado el mes de febrero es destinado al ejército reunido del general Ballesteros, y hallándose en Torquera pasa por real orden de 19 de octubre, a San Clemente, quedando el 22 de noviembre disuelto con la fuerza de 133 hombres y 99 caballos, al mando del comandante accidental D. Bernardo Casamayor, entregando su ganado y armamento al Depósito General de Almagro que estaba a cargo del coronel D. Francisco Conway.

 

1824: Por Real Orden de 10 de Agosto, a los seis meses de su disolución, es organizado en la ciudad de Burgos el Regimiento de Caballería nº 3 de Ligeros, sobre la base del Regimiento de Cazadores de la Infanta María Francisca de Asís, unidad realista que había sido formada en junio de 1822 con el Escuadrón de Lanceros del Infante don Carlos, varias partidas realistas y una fracción procedente del Regimiento Constitucional de la Reina. Se le uniforma con casaca celeste con divisa encarnada.

 

1826: Por orden de 12 de julio pasa a llamarse Regimiento de Caballería Extremadura nº 3 de Ligeros.

 

1833: Contribuye en el mes de febrero a restablecer en Murcia la tranquilidad pública que a resultas del desarme de los realistas se había alterado por algunos momentos. A finales de de marzo el brigadier D. Valentin Ferraz que se hallaba a su cabeza, pasa a encargarse del mando del regimiento de Granaderos a Caballo de la Guardia Real, y lo reemplaza D. Joaquín Arbizu, teniente coronel del mismo regimiento de Granaderos. El 25 de abril salen de Murcia con dirección a la Mancha 2 escuadrones provisionales, que divididos en partidas se emplean en la persecución de las que principiaban a formarse en favor del infante D. Carlos.

 

1834: El teniente D. Lorenzo Benítez se halla el 12 de marzo en la acción de Alcolea con la fuerza de su mando, y causa alguna pérdida a una partida carlista. Consigue el 11 de abril un nuevo triunfo cogiendo al caudillo Pepillo con otros 3, y en el mismo día el capitán D. Eusebio Gavilanes toma el mando de los dos Escuadrones que operaban en la Mancha, por estar encausado el comandante D. Plácido Güell. Caen el 1 de agosto en poder del enemigo algunos caballos que escoltaban la correspondencia del comandante general, pero los rescata a las pocas horas sobre las Peñas-negras. La misma fuerza alcanza en Lomnicha de la Sierra a la fuerza capitaneada por Carrasco, la pone en completa dispersión y le coge 17 caballos. Se destinase en el mes de octubre a mandar el regimiento de Lanceros de la Guardia, al brigadier D. Joaquín Arbizu, y lo reemplaza en el de Villaviciosa, D. Antonio Rute. A principios de noviembre se transfiere este cuerpo de Molina a Murcia, de donde había salido, a consecuencia de la aparición del cólera-morbo. El destacamento que mandaba el teniente Benítez, derrota el día 8 en la encomienda de las Calabazas a la facción de los Esquiladores, y el 17 se pone el regimiento en marcha para Madrid, adonde llega el 10 de diciembre, prosiguiendo la fuerza que recorría la Mancha en persecución de las partidas enemigas.

 

1835: El teniente D. Lorenzo Benítez bate el 25 de marzo con su destacamento en la sierra de la Luciana, una partida carlista, dispersando el 30 otra en Saceruela, cogiéndole 4 caballos y una porción de armas y efectos. Sostiene del propio modo un encuentro muy ventajoso con el enemigo el 30 de abril, que sin embargo de ser bastante superior en fuerzas, es puesto en fuga, dejando en el campo 20 hombres. Entretanto el regimiento combate el 22 de mayo en la acción de Alcudia en Extremadura, y a fines de junio los dos Escuadrones que operaban en la Mancha, se reúnen en Vicálvaro, de donde salen el 25 de agosto para las provincias del norte al mando de su coronel D. Antonio Rute. En virtud de real orden vuelve Rute el 10 de septiembre a Vicálcaro para ponerse al frente del 1er Escuadrón, y el 2º continúa su marcha hacia Vitoria. Por real orden del 27 pasa Rute a mandar el Regimiento de Coraceros de la Guardia, y le reemplaza en el mando el coronel D. Agustín Oviedo. El 1 de octubre vienen a Madrid el 1º, 3º y 4º Escuadrones, de donde marchan para Valladolid el 12 y 15, en cuyo punto se incorpora el nuevo coronel. Por real orden de 16 de noviembre, recibe el regimiento un aumento de 100 hombres y 85 caballos, y el 17 de diciembre, se pone en marcha para las provincias del norte, donde se le destina al Ejército de la Izquierda, acantonándose en Orón. En este punto es revistado por el comandante general de dicho cuerpo de ejército, que queda satisfecho de su brillantez. Cambia su uniforme a casaca verde con divisa anteada.

 

1836: En enero se incorpora al Regimiento la 2ª Compañía procedente de Medina de Pomar, y el 12 sale todo él para Santa Gadea, de cuyo punto marchan 3 escuadrones el 17 a Quincoces, pasando el otro a la sierra de Búrgos. Desde este tiempo Villaviciosa se halla en continuo movimiento, dando mitades y partidas sueltas, mandadas por oficiales, sargentos y cabos, ya conduciendo convoyes y correspondencias, ya internándose en el país enemigo para observar los de los carlistas. La 1ª, 4ª y 6ª Compañías marchan el 1 de febrero a Vitoria para ponerse a disposición del general Espartero, y el 4 sale el resto de la fuerza para Medina de Pomar al mando de su coronel D. Agustin Oviedo. El 11 toma parte en el movimiento que ejecutó el Ejército de reserva sobre Valmaseda y Mercadillo, y marcha después en persecucion de Batanero, que con las fuerzas de su mando, vuelve derrotado a las Provincias. Remite este cuerpo dos mitades al cuartel general que se hallaba en el valle de Mena en los días 8 y 10, y de aquí salen estas el 12 con otras tropas, a fin de ocupar a Valmaseda. Envuelve el enemigo el 16 de marzo nuestras avanzadas en el camino de Bilbao, pero acuden 40 caballos de Villaviciosa al punto de la refriega en unión con otras fuerzas y se abren paso por encima de un batallón enemigo, que tenía corladas ya algunas compañías portuguesas; al retirarse vuelven a romper por medio de otro batallón carlista que intentaba impedir la retirada a los valientes del regimiento en cuestión. El general Das Sontas, que debió al indecible arrojo de esto bravos la salvación de las compañías lusitanas, dijo, abrazando al teniente que la mandaba: “Ninguna caballería del mundo podrá hacer más que lo que acaba de ejecutar esta”. Para perpetuar la memoria de tan glorioso hecho de armas, mandó el inspector del arma que se consignasen en la historia del cuerpo los nombres de estos intrépidos soldados, que son los siguientes: De la 2ª Compañía el trompeta Juan Pérez; los cabos segundos José Rodríguez y Aquilino Vargas, y los soldados Juan Álvarez, José Pérez, Vicente Coupan, Vicente Broçh, Antonio Castro, Isidro Martinez, José María Martínez, Ángel González, Juan Pérez, José Jiménez y Julián Arias. De la 3ª los cabos primeros Miguel de la Cruz y José Naranjo, y los soldados Paulino del Rey, Francisco Corres, Benito Gredilla, José Lozano, Nemesio Higueras, Pedro González, Ramón Braojos, Isidro Gálvez; y de la 5ª, el trompeta Braulio Tobías, y los soldados Francisco Cuesta, Juan Romero, Nicolás Mateos, Antonio Cordón, Antonio García, Antonio Tovar, Antonio Muñiz, José Domínguez y Francisco Reina.

 

El 19 cargan por mitades al enemigo en la acción de Unzó, y consiguen una brillante victoria. El general en jefe les dio las gracias por tan valeroso comportamiento. El Escuadrón que operaba en la sierra de Burgos sorprende a 13 carlistas en Nevedra; y el 25 de abril 50 caballos mandados por su coronel D. Agustín Oviedo, logran desbaratar en la sangrienta acción de Orrantia y Antoñana las fuerzas considerables que tenían envueltas a 5 Compañías de la Guardia, consiguiendo con su arrojo salvar a estas. El 26 no obra Villaviciosa con menos valentía sobre el Berrón, pues sus repetidas cargas contribuyen poderosamente a los felices resultados de aquella jornada. 6 soldados del cuerpo dan alcance el 6 de mayo a una partida en los montes de Cogollos, matando al jefe que la mandaba. En los días del 22 al 25 concurren 3 compañías a las acciones que tuvieron lugar en la cordillera de Arlabán, a las órdenes del comandante D. Pedro Pon. Marchando con la brigada Azpiroz el Escuadrón que estaba en la sierra de Burgos en persecución de la fuerza que capitaneaba don Basilio, se destacan el 11 de junio sobre Seron 16 caballos que cogieron 20 prisioneros, 40 fusiles y varios efectos de guerra, y otra partida que estaba destinada a secundar a la primera, alcanza igualmente muy buenos resultados.

 

El Ejército de la Izquierda sostiene el 27 un vigoroso choque con el enemigo en los campos de Baranda, donde unos 40 caballos de este regimiento se distinguen, adquiriendo nuevos timbres, si bien la fortuna les exigió considerables sacrificios. Marcha un Escuadrón el 29 con la legión portuguesa a Peñacerrada, con objeto de hacer levantar el sitio de esta plaza, y encuentra nueva ocasión de medir sus armas con las del enemigo. A todo esto el Escuadrón de depósito se traslada el 21 de agosto de Vicálvaro a la villa de Vallecas. Marchan el 25 dos Escuadrones al valle de Carranza, donde sostienen a nuestra infantería contra el vivo fuego que le arrojaban las fuerzas de Castor; si bien solo una mitad del regimiento tomó parte en la acción. El 28 salen de Monca dichos dos escuadrones para Vitoria, dejando dos mitades en el ejército de la izquierda, y el 31 pera Miñano-mayor, habiendo pasado una mitad con un Escuadrón de la Reina y dos batallones de San Fernando a las alturas de Amarita y Arroyave para sostener la retirada, que efectuó esta fuerza; Villaviciosa dio en esta ocasión nuevas pruebas de su valor y disciplina. El 2 de septiembre los mismos escuadrones verifican un reconocimiento sobre Villareal, Salvatierra y castillo de Guevara, volviendo el siguiente día a Vitoria, desde donde marcha el 14 un Escuadrón con dos brigadas de infantería a Arroniz. Al dar vista a este pueblo se divisa al enemigo coronando las alturas que le dominan. Se dispone el ataque en tres columnas, y ganadas las primeras posiciones, el regimiento de Villaviciosa apoya la izquierda de la línea, arrojándose con tanto denuedo sobre los carlistas, en lo más escabroso de aquellas elevadas posiciones, que a pesar de las dificultades que ofrecía el terreno, logra lanzarlos de la formidable cordillera de que eran dueños. El Escuadrón, que al mando del capitán Páramo se hallaba en la sierra de Burgos, alcanza también el 15 de octubre a una partida contraria, y la derrota completamente. Se traslada el coronel al Ejército de la Izquierda el 21 con el Escuadrón que mandaba el capitán Sanz, mientras que dos mitades forman parte de las fuerzas que se destacan en persecución de la División Sanz. Alcanzada ésta el 23 en las inmediaciones de Peñaflor, la dan una carga que contribuye a obligarla a emprender la retirada. El día siguiente dan vista nuevamente al enemigo en Cornellana y le acometen sin vacilar, produciendo buenos resultados este combate.

 

1837: El  de depósito marcha el 6 de enero para acantonarse en la villa de Morata, y de aquí salen el 23 de marzo 50 caballos, que incorporándose en Arganda a la brigada Mendivil, se dirigen a los reinos de Aragón y Valencia. A principios de abril se encarga el coronel del cuerpo de la comandancia general de la sierra de Burgos, adonde vienen todos los oficiales sobrantes, como todos los hombres desmontados y los caballos que se hallaban imposibilitados de hacer ningún servicio activo. Un destacamento que servia en Villanueva de Mena, destroza el 19 la partida del cura Barrio, y en el mismo día los 50 caballos que acompañaban a la brigada Mendivil dispersan una fuerza carlista en el Naval. El  del mando del comandante Pou se halla el 3 de julio en una acción dada en el valle de Mena, y el 17 sostiene otro encuentro con el cura Barrio. 50 caballos del Villaviciosa sorprenden al enemigo el 3 de agosto en Chelva y le hacen algunos prisioneros, cogiéndole bastantes efectos de guerra. El Escuadrón de depósito recibe orden de pasar de Morata a Vallecas, y otro de campaña se bate el 11 en Torrelodones con las avanzadas enemigas. Llega a Vallecas el 13 el capitán Páramo con el Escuadrón de su mando, mientras que otro carga el 14 en Abades a 4 batallones carlistas que en columnas paralelas marchaban en retirada, y el que mandaba el capitán Benítez, sostiene el 16 un reñido choque contra las fuerzas del caudillo Jara en las Navas de Estina, consiguiendo ponerla en dispersión.

 

Salen de Vallecas el 11 de septiembre 30 caballos, y se adelantan hasta Arganda, en cuyas inmediaciones se baten con las avanzadas del ejército expedicionario carlista, retirándose después sobre el mismo punto con un Escuadrón de la Guardia y una pieza rodada. Vuelve a salir de Vallecas el 1 de octubre un Escuadrón para la Mancha al mando del capitán Páramo. Tres mitades del que regia Lorenzo, cargan el 14 a 350 caballos de Palillos en las inmediaciones de Fuente del Fresno, y los llevan en retirada mas de dos leguas de distancia. En la madrugada del 22, 7 hombres del regimiento de Villaviciosa con otros 5 del batallón franco de Castilla, se defienden en la posada de Cernaula contra un crecido número de enemigos de ambas armas, y el 24 la fuerza que operaba en la sierra de Burgos, destaca algunos caballos, los cuales unidos a algunos infantes, sorprenden al enemigo en Santo Domingo de Silos, y le hacen prisioneros 35 oficiales y 117 individuos de tropa. El 31 marcha dicha fuerza a reponerse en el depósito de Vallecas, quedando solo una mitad del Escuadrón del mando de D. Rafael Ruiz. El 26 de noviembre, adquiere también este valiente cuerpo un nuevo triunfo en la Mancha, derrotando algunas fuerzas carlistas que se presentaron en las Inmediaciones de Valverde. A fines de este mes, el coronel se traslada a Vallecas con las oficinas, y todos los hombres y caballos del cuerpo que por varios motivos se hallaban en Burgos reciben orden de reunírsele. En diciembre llegan también al mismo punto las dos mitades que se hallaban en el ejército de la izquierda.

 

1838: Sale el 11 de enero de Vallecas para la Mancha un Escuadrón al mando del mismo coronel del cuerpo, al cual se reúnen los dos que se mantenían guerreando en la misma provincia. El 5 de febrero nuestro Villaviciosa adquiere nuevos lauros en los campos de Baeza, dando una brillante carga; y las fuerzas reunidas de Palillos, Tallada y otras son derrotadas igualmente por él, en tales términos que quedaron 500 hombres en poder de las tropas de la reina y el campo cubierto de cadáveres. En vano intentaba el enemigo hacer frente a las diferentes fracciones del viejo tercio de dragones que le perseguían, siendo por todas partes arrollado, vencido y puesto en completa dispersión. El día 18, 25 hombres de este regimiento se apostan con igual valentía en los campos de Yévenes, donde Palillos es destrozado por ellos habiendo perdido casi toda su infantería.

 

Los tres Escuadrones que militaban de este cuerpo, se refunden el 26 en dos, en Baeza, haciéndose igual operación con la fuerza del regimiento de Borbón; y a las dos de la tarde ambos cuerpos se ponen en marcha con 130 cazadores. El brigadier Pardillas que iba al frente de esta columna, noticioso de que el enemigo se encaminaba a pernoctar en Castril, se dirige a este punto a pesar del temporal horroroso que dificultaba la marcha, y en medio de la oscuridad de la noche sorprende a las fuerzas contrarias de la expedición que desbarató, dejando el pueblo sembrado de muertos y haciendo mas de 1.200 prisioneros, entre ellos unos 70 jefes y oficiales. El 20 de marzo su coronel se separa del cuerpo de ejército con los hombres y caballos, que necesitaban reponerse, y con ellos regresa al depósito de Vallecas. Los dos Escuadrones que quedaban continúan agregados a las dos divisiones, en que se dividía aquel ejército.

 

Entretanto el 22 de abril, 70 caballos de Villaviciosa sorprenden a Palillos en Piedrabuena y lo baten, obligándole huir a la sierra: el 3 de mayo otro Escuadrón alcanza a Basilio en Béjar, causándole grandes pérdidas en las calles de la población, pero en la sorpresa verificada el 20 en Ontoria por Valmaseda en medio de las tinieblas de la noche, caen en poder del enemigo 16 hombres de la mitad que mandaba el teniente D. Rafael Ruiz. El 6 de junio salen del depósito dos Escuadrones recién organizados y marchan, el uno a Cuenca, al mando del comandante Saavedra, y el otro a Guadalajara con el brigadier coronel del cuerpo. A últimos de este mes, uno de los Escuadrones que militaban en la Mancha pasa al depósiio con el objeto de reponerse, y el 23 de agosto el que con el coronel se hallaba en la provincia de Guadalajara, se traslada a la Mancha. En el mismo día cabalmente 70 caballos del cuerpo tomaron parte en una reñida acción que tuvo lugar en la villa de San Miguel, y el 10 de noviembre otra pequeña columna de las tropas de la reina, de la cual hacían parte 47 caballos del regimiento de Villaviciosa, se ve atacada en Fernán Caballero por fuerzas muy superiores, y en la retirada que se vieron precisados a verificar, hicieron prodigio de valor, distinguiéndose en ella particularmente el soldado José Mersa, que habiendo perdido su caballo en una de las cargas que se dieron, marchó delante de las Compañías, haciendo fuego con un trabuco que cogiera al enemigo, animando a los demás a combatir sin desaliento y abriéndose paso por medio de los enemigos que le envolvieron repetidas veces. El 12 de diciembre se distinguieron igualmente 12 caballos de este cuerpo en la sorpresa que se hizo a Palillos en los campos de Pinos.

 

1839: A principios dé enero, el coronel D. Agustín Oviedo es nombrado comandante general de la Mancha. El 1 de febrero se traslada el Escuadrón de depósito de Morata a Arganda del Rey con su comandante de la Lama, y el 6 el Escuadrón agregado a la columna de operaciones de Cuenca alcanza en Utiel algunas fuerzas carlistas y las bate, haciéndoles 143 prisioneros. Al comandante D. Lorenzo Benítez se le dieron también las gracias por el inspector del Arma, así como al Escuadrón de su mando por su comportamiento el 16 del mismo mes en un encuentro entre la Cañada y Ballesteros. Este mismo Escuadrón rechaza el 8 de marzo una partida enemiga que intentó apoderarse de un convoy que iba escoltando desde Toledo a Cabezarado. Pasa el 31 el coronel del cuerpo D. Agustín Oviedo a encargarse del gobierno militar de Sevilla, y el 1 de abril toma el mando en su lugar, el de la misma clase D. Francisco del Puerto.

 

Cuarenta caballos de este Regimiento cogen el día 2 un convoy de 30 carros que llevaban los carlistas a Chelva; mas cargados después por fuerzas superiores, se ven precisados a abandonarlos a excepción de dos; pero en compensación, a una legua de Puerto Lápiche habiendo 50 caballos de Palillo, detenido el 7 un gran número de carros procedentes de Madrid, son puestos en completa derrota por el Escuadrón mandado por D. José Páramo. El 13 al regresar esta misma fuerza a Malagón, ahuyenta a otros 100 caballos, cogiéndoles varios efectos. El Escuadrón al mando de D. José Saavedra, sostiene también el 15 en la provincia de Cuenca un choque del que sale airoso, y el 12 de mayo otro Escuadrón alcanza y derrota en la Sierra de Higuerola un grupo de partidarios, dando muerte a 3, entre los cuales se hallaba el jefe que los mandaba. Este mismo Escuadrón derrota el 28 junto al castillo de Calatrava a orillas del Guadiana. unos 70 hombres montados que acababan de hacer una correría hasta las puertas de Ciudad Real, quitándoles el inmenso botín que había hecho. No se condujo esta fuerza con menos valentía el 5 de junio contra otras considerables que le salieron al encuentro cerca de Malagón, pues sin atender al número, se arrojó sobre ellos y consiguió dispersarlas, salvando de este modo el convoy que iba escoltando.

 

1840: En 21 de enero el teniente coronel mayor de este cuerpo D. José Saavedra que se hallaba operando en la provincia de Cuenca, emprende la marcha desde Alcocer para trasladarse a la de Guadalajara, pero habiendo dispuesto a su salida que una mitad del Escuadrón de Lanceros de la Guardia Real que le había relevado, saliese a explorar hacia el Villar del Ladrón, regresa esta a muy poco tiempo con la pérdida de 12 hombres que quedaron en poder de la caballería contraria. Formada una columna al mando del comandante general, con un Escuadrón de Lanceros de la Guardia Real, otro del de Villaviciosa y algunas compañías de infantería del provincial de Sevilla, salen estas tropas en dirección de Córcoles, en cuya inmediación se empeña un reñido combate contra fuerza muy superior de infantería y 400 caballos, teniendo que retirarse nuestra gente a Auñon. En este encuentro nuestra infantería perdió entre muertos, heridos y extraviados, unos 100 hombres; del Escuadrón de Lanceros de la Guardia, 15, inclusos los 12 que cayeron prisioneros al hacer el reconocimiento, y del Escuadrón de Villaviciosa, un heridos Fueron recomendados a S.M. el teniente coronel D. José Saavedra, todos los oficiales e individuos del mismo Escuadrón, y con especialidad los dos tenientes que mandaron las mitades de retaguardia, D. Sebastián Gutiérrez y D. Juan Carretero.

 

El teniente coronel supernumerario de este cuerpo D. José Páramo con el Escuadrón del mismo, entre los pueblos de la Roda y Villargordo, fue cargado el 1 de febrero por considerables fuerzas enemigas, y en la comprometida retirada que tuvo que emprender, quedaron en poder de aquella un cabo segundo y 6 soldados, los que se canjearon después, hallándose en el fuerte de Cañete el 15 de abril siguiente. El 11, reunida la mayor parte de la fuerza, emprendió este cuerpo la marcha desde Roda para la provincia de Cuenca, con objeto de perseguir a Valmaseda; la mitad de Tiradores del cuerpo que iba de guerrilla: mata a 3 jinetes huyendo los demás que le acompañaban. Desde este punto 50 caballos con los oficiales correspondientes, la mitad de Tiradores y las Compañías de cazadores de los regimientos de Sevilla y Plasencia, marchando a vanguardia de la división, sorprenden en Mira a los enemigos que huyeron a la sierra en completo desorden, dejando un crecido número de muertos y prisioneros. Por reales despachos de 20 de este mes se dignó S.M. dar las gracias siguientes a los que más se distinguieron en dicha acción: al teniente D. Sebastián Gutiérrez grado de capitán, de teniente al alférez D. Antonio Coba, de alférez al sargento primero D. Miguel de la Cruz, ascendiendo a esta clase el segundo Francisco Cencerrero; concediendo además varias cruces de Isabel II a diferentes individuos que fueron también recomendados.

 

El 15 de febrero, unido a la brigada del general D. Manuel Concha, marcha a Medinaceli, y alcanza a las fuerzas carlistas en el pueblo de Horna: la vanguardia, en la que iban los Tiradores de Villaviciosa, consiguen cortar tres batallones carlistas, y el resto de la fuerza acometió a otros tres que se parapetarán en las tapias de las alturas de Olmedilla, y en la retirada que emprendieron estos les hizo 900 prisioneros. Terminada la acción marcha la caballería con los prisioneros a Sigüenza, llegando a este punto en aquella noche. El coronel, al elevar el parte de esta acción al inspector general del arma en 17 de este mes, le decía que faltaría a su deber si no recomendase la serenidad con que todos los individuos de sus Escuadrones sufrieron el fuego de los enemigos, guarecidos detrás de parapetos, y la decisión con que después los persiguieron en todas direcciones. Por real orden de 6 de diciembre fueron concedidas varias gracias por la acción ocurrida en los campos de Olmedilla el 15 de junio.

 

Después de haber seguido el regimiento constantemente la persecución de los restos de Valmaseda desde el 16 con la brigada del general D. Manuel de la Concha, al llegar este a la una de la tarde del 25 a Dicastillo (Navarra), dispuso que su coronel D. Francisco de Puerto se adelantase con toda la caballería compuesta, corno se ha dicho, de un Escuadrón de Lanceros de la Guardia Real, tres mitades del 5° ligero, y tres Escuadrones del de Villaviciosa, llevando a vanguardia la Compañía de Tiradores del mismo, cuya fuerza tan luego como pasó el río Argo por la presa de un molino, aceleró el aire con dirección a Miranda de Arga, en donde los enemigos dejaron algunas fuerzas para incendiar su puente con objeto de impedir el paso a las tropas da la reina. Pero llegando a tiempo el teniente D. Felipe Lázaro, cargó con sus Tiradores y a beneficio de esta carga, se verificó el paso de toda la Caballería, y alcanzando a los carlistas en el monte de Olite el coronel Puerto, los acuchilló y desordenó, siendo el primer Escuadrón el que tuvo mas parte en este hecho. Rehecha la caballería contraria y cargado de nuevo por la nuestra fue puesta en una completa dispersión, habiendo sido herido en esta última carga el comandante D. Ramón Pérez de Vargas. Al día siguiente continuó la persecución, pero fue en vano, porque divididos en varios trozos los carlistas, se dirigieron a la frontera y el 28 entraron en Francia, inutilizando antes sus armas.

 

En premio de los servicios prestados en estas operaciones, se concedieron varias gracias al regimiento, y pasó a acantonaran a Calatayud, en donde permaneció hasta el 31 de julio que emprendió su marcha para la ciudad de Cuenca. El 24 de agosto, por real orden de 22, la continúa para Alcalá de Henares, con objeto de dedicarse a la reposición y descanso de hombres y caballos, a excepción de la 4ª Compañía que permanece en la provincia de Cuenca, y de la 1ª que se dirige a Ciudad-Real. A primeros del mes de septiembre entra el regimiento en Madrid, donde se incorpora la compañía que se hallaba en la Mancha. A últimos de octubre sale Villaviciosa para Alcalá de Henares, en donde recibe una real orden para trasladarse a Sevilla. Así pues, el 2 de noviembre emprende su movimiento, quedando por disposición del inspector el médico D. Cosme Vidermau, agregado al depósito de quintos que debía establecerse en Alcalá de Henares. Llega a Sevilla el 19, y es revistado por el capitán general, quien queda altamente satisfecho de su brillante estado. Por disposición del mismo capitán general sale el comandante D. Gregorio Lalama con 4 Compañías, para el puerto de Santa Maria.

 

1841: En el mes de enero pasa revista con 829 hombres y 690 caballos, con los cuales cubre el servicio de Sevilla y los destacamentos del puerto de Santa María. En Febrero son destinados al cuerpo 159 caballos que pertenecían a cuerpos francos, y obtiene su licencia absoluta la fuerza que correspondía a la quinta de 1831 (tras 10 años de servicio, de los cuales 7 los pasaron en campaña continua contra los carlistas) y los que habían sentado plaza voluntariamente durante la guerra, habiéndose incorporado con el teniente coronel supernumerario D. José Páramo al depósito que estaba a sus órdenes. Por lo demás sigue dando los destacamentos en el puerto de Santa María, Conil, Algeciras y otros varios pueblos de la provincia. Son destinados en abril a otros cuerpos 283 caballos y el regimiento continúa en la misma situación. Tampoco durante los meses de mayo, junio y julio, tuvo alteración, continuando destacada parte de su fuerza en Córdoba, puerto de Santa María, Huelva, Algeciras y otros puntos. En agosto es dado de alta el coronel D. Miguel Mauduit, procedente del regimiento de Borbón, 5° de Línea.

 

Con motivo de la extinción del cuerpo de Guardias de la Persona del Rey, son destinados por el mes de octubre en calidad de coroneles supernumerarios, D. José Manrique y D. Bernardo del Águila; como tenientes coroneles D. José García Onieba y D. Hermenegildo Montalbo; capitanes D. Antonio Cabrera y D. Luís Aguilar; tenientes D. Bernardo Gasco y D. Ignacio Rubalcaba, y los alféreces don José Jomquesana, D. Gabriel Aristizabal, D. Vicente Guijarro, D. Ventura Tajonera, D. José Pérez Cabrero y D. Juan Mantilla.

 

Durante todo este mes y los de noviembre y diciembre, siguieron los destacamentos del puerto de Santa María y otros puntos, y algunas partidas operan en persecución de contrabandistas y malhechores. Por real orden de 15 de diciembre, toma el nombre de Regimiento de la Constitución, 8° de Caballería. Pasa a vestir casaca amarilla con divisa carmesí.

 

1842: Extinguida la Guardia real por este tiempo, son dados de alta en el mes de enero, en virtud de rodea del inspector general de 16 de diciembre del año anterior, los comandantes D. José Senmanat y D. Carlos Buil; capitanes D. Francisco Romo y D. Miguel García Parra; ayudante D. José Fernández; teniente D. José Agustín Llanos; alféreces D. Carlos Ortega, D. Eulogio Albornoz, D. Francisco Nueve Iglesias, D. Luís Ceruti y D. Carlos Recar; el médico-cirujano D. Narciso Berticamps, un trompeta maestro, el armero, 74 individuos de tropa, 15 educandos y 112 caballos, procedentes del primer Regimiento de dicho instituto. Figuraron en revista, en el citado mes de enero, 874 individuos y 783 caballos, continuando en el cuartel de Sevilla y dando los destacamentos de la Puebla, Córdoba, Huelva, línea de Aronche, puerto de Santa Maria y Aguiras.

 

Se da de alta en febrero al coronel D. Joaquín Somoza en clase de supernumerario, procedente del regimiento del Infante, 4° de caballería, y al comandante D. Cayetano Cortina. En marzo 23 individuos de tropa con 24 caballos son destinados al regimiento de Numancia. En este mismo mes y por real orden del 2, se crean dos cuartos jefes con la denominación de segundos comandantes, iguales en categoría y divisa a los de infantería. Entretanto, de los destacamentos que daba el regimiento, regresa el de Sanlúcar la mayor. Es dado de alta en el mes de abril, en clase de supernumerario, procedente del extinguido 1er Regimiento de la Guardia Real de Caballería, el coronel D. Rafael de Arcos En mayo tienen entrada algunos quintos, y pasan otros cuerpos 98 individuos de tropa con 78 caballos. Por real orden de 12 de octubre, a propuesta del director general del Arma, se organiza la fuerza de los regimientos con la de 128 hombres y 112 caballos en las compañías de Tiradores, y 83 hombres y 70 caballos en las restantes. El resto de año se mantiene este cuerpo en Sevilla, suministrando los destacamentos de Córdoba, Ecija, puerto de Santa María, línea de Aronche, Lope, Gibraltar, Algeciras, Cádiz, Lebrija y Santa Olalla, dedicándose en cuanto lo permitía el servicio, a la instrucción teórica y práctica.

 

1843: Se mantiene este cuerpo en el indicado destino, hasta que a finales de junio emprende la marcha la fuerza disponible de Sevilla con dirección al distrito de Castilla la Nueva, en virtud de orden superior, y por real orden de 20 del mismo sale de Alcalá de Henares pera incorporarse al regimiento, la que en él había en instrucción, esto es, 195 hombres y 117 caballos. En marcha el regimiento en su parte disponible para el citado distrito, se detiene en julio, a consecuencia de los acontecimientos políticos que sobrevinieron.

 

Fraccionado Villaviciosa en muchos puntos, sin comunicaciones por las que pudiera en otro caso armonizar la conducta y modo de obrar de las distintas fracciones, tuvieron que determinar estas de por sí lo más conforme a la situación particular en que se encontraron, atemperándose a las circunstancias, interés de la disciplina y buen nombre del cuerpo. Pasa la revista de agosto en Marchena con fuerza segregada de los destacamentos de Algeciras, Huelva y Córdoba, y el coronel, teniente coronel, 3 tenientes, 1 alférez, 78 individuos de tropa y 54 caballos lo hicieron en Cádiz. El 9, su brigadier D. Francisco de Puerto, entrega el mando del regimiento al coronel D. José de San Juan, en virtud de orden del general en jefe del ejército de Andalucía, emprendiendo su marcha para Granada. Deja Villaviciosa esta ciudad el 19, reunido ya en su mayor parte, y se dirige al octavo distrito militar (Valladolid), deteniendo su viaje a la segunda jornada para dar las licencias a los cumplidos de los años 36 y 38, e incorporada a la fuerza desmontada que había quedado en Sevilla, la continúa el 22 del mismo. En este mes fueron destinados al cuerpo de la requisición verificada en Andalucía, 109 caballos y el 28 se incorporan sobre la marcha 218 hombres y 226 caballos que en diferentes puntos del tercer distrito se hallaban diseminados.

 

Pasa el cuerpo su revista en septiembre en Vilacastín, sin que se hubiese incorporado aun el destacamento de Algeciras, y llega el 23 a Valladolid la fuerza disponible del Regimiento, verificándolo el resto al siguiente día. El 28, por disposición del capitán general, y a las órdenes del general segundo cabo, salen 100 caballos del cuerpo, mandados por el comandante D. Peregrino Jácome; y el 29 lo verificaron al cargo del capitán D. Antonio Luís Gómez, otros 50 hombres montados para Fuentes de Nava, con objeto de custodiar el presidio del canal. Pasó el regimiento la revista de octubre, y el 13 el brigadier coronel del cuerpo, con la fuerza disponible, marcha de Valladolid en la columna formada para sofocar la rebelión acaecida en León, concurriendo a todos los encuentros que tuvieron lugar hasta la entrada en dicha ciudad. En ella deja alguna fuerza, y regresa el resto a Valladolid, en donde se le revista en noviembre y diciembre, manteniendo en Fuentes de Nava 63 caballos, 185 en León y destacamentos menores en Ciudad Rodrigo, Zamora y Villalpando.

 

El 6 de diciembre, habiéndose incorporado también un Escuadrón que se hallaba en Galicia, mandado por el comandante D. Ramón Pérez de Vargas, sale para el mismo destino por disposición del capitán general, el segundo comandante D. Francisco colón con 80 caballos.

 

Por la vacante que dejó por ascenso a mariscal de campo en el mes anterior el brigadier coronel que era de este cuerpo D. Francisco González, le reemplazó el supernumerario que era del mismo D. José de San Juan.

 

1844: En el mes de enero y en virtud de órdenes superiores, tiene alguna alteración la organización de los cuerpos de Caballería, formándose de las Compañías, Escuadrones de 165 plazas cada uno, de las que 145 eran montadas, y dando el mando de aquellos a un capitán; el total del Regimiento era de 690 hombres y 588 caballos. Sale el 1er Escuadrón de Villaviciosa afecto a una brigada formada por disposición del capitán general a recorrer la provincia. En el mes de mayo, como en los que le precedieron, pasó el Regimiento revista en Valladolid, menos el 1er Escuadrón y la fuerza destacada en León y Galicia. El 18 de este mes se hace alguna variación en el Arma, disponiendo S.M. que el primer Regimientos, de los 18 de que constaba, fuese de Coraceros, los 11 siguientes de Lanceros y los 6 últimos de Cazadores, variando la numeración, y en esta reforma se le devuelve su antiguo y glorioso nombre como Regimiento de Villaviciosa nº 7 de Lanceros. Viste casaca verde con divisa carmesí.

 

El 23 de octubre, y por disposición del capitán general, sale para Burgos un Escuadrón a las órdenes del comandante D. Rafael Capablanca, siguiéndole el 1 de noviembre el Regimiento, llegando a su destino el día 6. El 15 marcha el coronel con la fuerza de 200 caballos a las órdenes del capitán general con dirección a la sierra, regresando el 20 a Burgos sin que ocurriese novedad alguna. Aquí pasa su revista con la fuerza de 527 individuos de tropa y 349 caballos, no habiéndose incorporado aun el destacamento de Galicia.

 

1845: En los meses de enero a junio inclusive, continúa el regimiento en el cuartel de Burgos, cubriendo el servicio de plaza y con fuerza destacada en Galicia y Logroño. Por real orden de 11 de noviembre se destina al regimiento a las órdenes del capitán general de Navarra; en su consecuencia el 22 emprende la marcha para Logroño, adonde llega el 27, destacando inmediatamente para los Arcos 110 caballos mandados por el teniente coronel, e igual fuerza para Lerin a cargo del capitán Alarcón, y continuando el resto, carros y oficinas a Tudela. Al llegar la fuerza a su destino, el 29, marchan dos mitades a recorrer los montes de Arroniz, Baigorry y Carcar. Pasa el Regimiento la revista de Diciembre en Tudela.

 

1846: Habiendo fallecido el coronel, lo reemplaza por real orden de 12 de enero D. Vicente Alcázar, conde de Requena, procedente de la clase de reemplazo, siendo dado de baja por fin del mismo mes por haber sido nombrado en su lugar por real orden posterior el coronel que lo era de Santiago D. Rafael Arcos. En febrero se verifica el relevo de la fuerza de Tafalla y Estella, y el 23 se incorpora y toma el mando el coronel Arcos. Pasada la revista de comisario del mes de abril, marcha el día 2 a Pamplona con el coronel y la plana mayor la fuerza de 170 caballos disponibles, quedando en Tudela un capitán con el repuesto, caballos enfermos y fuerza desmontada, hasta que el veinte y uno, y por real orden, sale Villaviciosa de Pamplona para Burgos, donde permanece hasta el 3 de mayo que se le destina a Valladolid, en cuya capital entra el 8, incorporándosele aquí toda la fuerza que se hallaba segregada en diferentes puntos para la revista de inspección que debía pasar el capitán general de la provincia, inspector en comisión. Verificado este acto en el mes de junio, queda plenamente satisfecho del estado en que lo encontró. Como consecuencia de la misma revista, en oficio de 21 de mayo, el inspector general tributa al cuerpo los mayores elogios, dando asimismo las gracias al coronel y demás clases.

 

Sale el 28 de julio de Valladolid el jefe de Escuadrón D. José Villacampa con la fuerza montada disponible del 2º y 3º, para la frontera de Portugal, y el 1 de agosto lo verifica toda la fuerza disponible del Regimiento en la misma dirección, quedando tan solo en el cuartel de Valladolid, a cargo del capitán D. Gregorio Prieto, el repuesto, potros, caballos de enfermería y desmontados. En dicho destino permanece Villaviciosa hasta el 20, que por orden del capitán general se traslada a Salamanca En el mismo día de su llegada salen para Ciudad Rodrigo con dos oficiales, 30 individuos de tropa montados.

 

1847: Continúa el Regimiento en Salamanca, y además de mantener varias partidas en distintos puntos, en marzo destaca otra de 20 caballos a las órdenes del teniente D. Francisco Antonio-Fenech a consecuencia de haberse presentado en la provincia de Ávila una cuadrilla de revoltosos, capitaneada por un tal Calvento, consiguiendo la fuerza del cuerpo alcanzarlos en el pueblo de Santa Cruz de Pinares, batirlos completamente y dispersarlos. Pasa el regimiento su revista de mayo en Salamanca, incorporándosele las partidas que se hallaban en Ciudad Rodrigo, Zamora y Ávila. Marcha también el 1er Escuadrón provisional el 14 a la plaza de Ciudad Rodrigo, con su jefe D. Juan Cuenca, y el resto del regimiento con la Plana Mayor sale para Valladolid el 24 por disposición del capitán general, llegando a la plaza el 28. En este mes y en virtud de real orden de 26 de abril, sin mas aumento de fuerza que la que cada Escuadrón tenía por reglamento, se forma en cada uno de ellos una mitad de Tiradores compuesta de hombres de circunstancias a propósito y los caballos de menos airada, con arreglo a las instrucciones recibidas del inspector general. Marcha en el mes de junio con destino a la vanguardia del ejército de observación de Portugal una mitad de Tiradores, y otra conduce caudales al mismo.

 

El 7 de julio sale el coronel con toda la fuerza disponible, nombrado jefe de una columna de operaciones, con motivo de la aparición de una pequeña facción capitaneada por el titulado estudiante de Villasur, a recorrer en pos de ella los pueblos de Tudela de Duero, Peñafiel, Encina, Pesquera y otros en la línea divisoria de está provincia la de Burgos, sin que durante el mes hubiese ocurrido novedad alguna por lo cual regresa el coronel el 3 de agosto a Valladolid con su columna, habiendo cesado los motivos que dieron lugar a su actuación. Del mismo modo se incorpora el 12 la mitad de tiradores que servía en el ejército de Portugal. Concentrado que hubo el coronel su regimiento, salió el 27 para Madrid donde permanece hasta el día 11 de septiembre que emprende su marcha para Zaragoza, y entra en esta plaza el 23, habiendo entregado el 12 en Alcalá de Henares el coronel Arcos el mando del regimiento por haber sido destinado al del Infante, 5° de Lanceros, y reemplazado por D. Carlos Buil. Se le cambia el nombre por Regimiento de Villaviciosanº 8 de Lanceros.

 

1848: Pasa el regimiento su revista de marzo en Zaragoza, y el 11 emprende su marcha con destino al distrito de Castilla la Nueva, deteniéndose en Calatayud para esperar su fuerza destacada,y en llegando esta, continúa su viaje el 7 de abril, entrando en Madrid el 16. Contribuye en el mes de mayo Villaviciosa con el resto de la guarnición, a sofocar la rebelión acaecida el 7 contra el gobierno de S.M., y el día 9 sale para Extremadura, deteniéndose en Aranjuez, en donde fue baja por real orden del 16, su coronel D. Carlos Buil, siendo reemplazado el 23 por D. José Antonio Quesada. Puesto a su cabeza este jefe, prosigue su movimiento el 16 de junio para Extremadura, y entra en Olivenza el 3 de julio. Acuartelado en esta plaza, provee destacamentos que cubrieron los puntos de Cáceres, Badajoz, Trujillo y Puebla de Alcocer, incorporándosele la faena que estaba segregada en Teruel, entrado diciembre.

 

1849: Proseguía el regimiento en el mismo destino proveyendo destacamentos a diversos puntos, cuando fue dado de baja su coronel D. Antonio Quesada en virtud de real orden de 11 de abril por pase al de Santiago, y de alta en el mes de junio D. José Rubio Guillén. En el mismo mes sale el 2º Escuadrón a acantonarse en Llerena, habiendo regresado la fuerza de instrucción y potros que en meses anteriores tuvo el cuerpo en Ciudad Real y Aranjuez, incorporándose además con un alférez, y 80 quintos procedentes del establecimiento central de instrucción de caballería que habían sido destinados al regimiento, y continúa en cubrir los destacamentos de Siruela (Badajoz), Llerena, Cáceres y Badajoz. El 24 de octubre por real orden de 8 de julio, pasa revista de inspección a Villaviciosa el teniente general D. Fermín de Ezpeleta y la termina el 30, dándose por muy satisfecho del brillante estado en que lo encontró en instrucción, policía, orden interior y económico. En seguida emprende su marcha el 16 de noviembre para la ciudad de Sevilla, entrando en ella el 1 de diciembre, en relevo del regimiento de Almansa, habiendo dejado destacamentos en Badajoz y Cáceres y 56 potros en Olivenza con un comandante y la dotación de oficiales y tropa necesaria. Seguidamente recibe orden de cubrir con 3 secciones destacadas a Córdoba, Algeciras y Huelva. Se le cambia el nombre por Regimiento de Villaviciosa nº 6 de Lanceros. Viste casaca amarilla y divisa carmesí.

 

1850: Continúa ocupando en el mes de enero el cuartel de Sevilla, dando el servicio de plaza, y además los destacamentos de Algeciras, Huelva, Cazalla y Córdoba, facilitando la fuerza para cubrir el camino al paso de los señores duques de Montpensier a Sanlúcar de Barrameda, habiéndosele reincorporado la que quedó en Extremadura. Pasa a vestir casaca amarilla y divisa grana.

 

1851: Nombrado es el mes de junio el coronel de Villaviciosa comandante general de Sanlúcar de Barrameda, durante la permanencia de SS.AA.RR. la serenísima señora infanta de España doña Luisa Fernanda y su augusto esposo, marchan a este destino un comandante, un capitán, un segundo ayudante, un teniente, 2 alféreces y 60 individuos de tropa, permaneciendo en él basta el mes de agosto que regresaron los príncipes. En el mes de diciembre toma la denominación de Regimiento de Lanceros de Villaviciosa, 8º de Caballería.

 

1852: En la misma situación. El 5 de mayo regresa a Sevilla el director general del arma D. Ricardo Schell, para continuar la revista de inspección que habla dado principio el 25 de setiembre último, y termina el 10. En oficio dirigido al coronel del cuerpo en el siguiente día, hecho cargo minuciosamente del estado en que se hallaban todos los ramos del cuerpo, se expresaba en estos términos:

 

“La tropa se me ha presentado en todos los actos en brillante estado de policía, y al pasar la revista de ropa he visto con mucha satisfacción que todas las prendas de vestuario se encuentran muy bien conservadas, habiendo llamado mi atención que sin embargo de tener cumplido el tiempo de su duración, 547 casacas y 440 pares de pantalones de paño desde el 31 de diciembre de 1851, podrán aún servir estas prendas seis meses, lo que prueba el esmero y celo que se emplea por V.S. y sus subordinados, y la buena índole del soldado. Los caballos están cuidados y asistidos con esmero, y los he visto bien limpios, cuyas circunstancias les proporciona la robustez y salud de que gozan. El herraje está bien dirigido para toda clase de cascos. En los exámenes que he verificado con mucha detención en los ejercicios y demás actos, me he enterado con satisfacción que los señores jefes y oficiales poseen teórica y prácticamente cuanto concierne a sus respectivas obligaciones, cuya circunstancia los distingue y recomienda, y a V.S. muy particularmente, por la mucha parte que le toca en sus adelantos.

 

“Las clases de sargentos y cabos se hallan bien impuestos en las respectivas obligaciones que les marca la ordenanza y cuanto les compete por reglamento táctico, habiéndome enterado del adelanto que en el estudio de la veterinaria han conseguido los cabos debido al celo de su maestro de academia el teniente D. Fernando Suárez Villapadierna. En consecuencia de la aplicación, buen deseo e interés por el mejor servicio de dichas clases, he tenido por conveniente recompensar su mérito, concediéndoles en uso de mis facultades los grados inmediatos a cinco sargentos 2º y 17 cabos. El regimiento me ha dejado completamente satisfecho en la instrucción a caballo, pues ha ejecutado todas las maniobras con perfección, arreglándose a lo que previene el reglamento táctico. La tropa tiene buena posición a caballo y trabaja bien a todos aires sin estribos en el cuadrilongo. El manejo de las armas lo han ejecutado bien y con desenvoltura todos los individuas.

 

“La oficina de mayoría contiene en el debido orden cuanto los reglamentos previenen. El repuesto se halla bien arreglado y las prendas que encierra cuidadas con esmero. Los botiquines de hombres y caballos se hallan surtidos de cuanto se necesita para el objeto, y están bien conservados. La biblioteca se halla en buen estado. La capilla está perfectamente cuidada por el celoso padre capellán del cuerpo. Los libros de orden de los Escuadrones se hallan bien continuados y al corriente. Los ranchos que come la tropa son de buena calidad, de alimento y abundantes. Los forjadores y herradores están bien impuestos en sus profesiones, y los primeros han forjado a mi presencia una herradura perfectamente concluida, en tan cortos minutos, que nada me han dejado que desear. La banda de trompetas está impuesta en los toques de ordenanza. Todos los individuos de tropa se hallan bien enterados en las nomenclaturas de las prendas, y aunque tienen algunos conocimientos de los defectos de sanidad de los caballos, dispondrá V.S. que aprendan bien estos, yque se les enseñe los defectos de conformidad.

 

“En la rubricación de cuentas no se me ha producido queja alguna, habiéndome enterado con sumasatisfacción que en lo general toda la tropa tiene cubierto su fondo de masita. Los empeños de la tropa son bien reducidos y motivados de causas accidentales. Esta circunstancia y la de conservar la tropa al completo y bien entretenida su primera puesta, me dan sobrados motivos para persuadirme que el haber del soldado se administra con mocho conocimiento, economía y el desinterés que está tan recomendado, lo que me hace formar el mejor concepto de todas las clases. La revista de la caja, cuyo examen lo he practicado con toda detención, me ha dado por resultado encontrarla muy arreglada, habiéndosele dado a cada fondo la debida inversión, todo justificado como corresponde.

 

“La subordinación y disciplina están perfectamente cimentadas en todos los individuos del regimiento, habiendo conseguido el celo de V.S. que sus subordinados comprendan la obligación de conservarlas gradualmente en todas las clases como base fundamental de la milicia. Tengo la satisfacción de dejar consignado el excelente estado que en todos los ramos he encontrado en el Regimiento del mando de V.S., debiendo decirle que al emitir mi informe sobre la revista al gobierno de S.M. la reina (Q.D.G.) le haré presente que si el Regimiento de Lanceros de Villaviciosa ha llegado al brillante estado en que se halla, es debido al mérito de V.S. que ha empleado con el mejor éxito su celo, inteligencia, laboriosidad e interés por el mejor servicio, que son las excelentes cualidades que adornan y recomiendan a V.S., y a la cooperación que le han prestado los demás señores jefes y oficiales.— Dios, etc.”

 

El 15 de septiembre la fuerza del regimiento en su mayor parte emprende la marcha para el distrito de Castilla la Nueva, en virtud de real orden de 31 de julio, y llega al cuartel de Vicálvaro el 13, En octubre concurre a las maniobras que tuvieron lugar el 12 en los campos de Torrejón de Ardoz. Se cambia el uniforme: casaca grana con divisa azul turquesa.

 

1853: Pasa el regimiento su revista en el cuartel de Vicálvaro, y el día 1 de febrero en virtud de orden del capitán general de Casulla la Nueva, se traslada al cuartel del real sitio de Aranjuez, en donde permanece hasta el 20 de abril que se transfiere a Ciudad Real, a cuyo punto llega el 27 del mismo. El 7de mayo sale de Almagro un comandante con alguna fuerza de caballos de todos los Escuadrones para darles forraje, y el 24 sigue el resto del cuerpo para aquel acantonamiento. El 1 de julio regresa para acuartelarse en Aranjuez, adonde llega el día 7, incorporándosele la fuerza destacada aumentada con 108 quintos y 79 potros de las remontas de Ubeda y Extremadura. Establecidos depósitos de instrucción de quintos, y de potros pare todos los cuerpos del distrito en la ciudad de Alcalá de Henares y Aranjuez, sale en 1 de noviembre para el primero de dichos puntos toda la fuerza de conscriptos e igual número de caballos con 1 capitán, 4 oficiales subalternos y el necesario cuadro de sargentos y cabos, con algunos soldados veteranos para el servicio.

 

Reducida a muy pocas plazas la disponible de los regimientos con la anterior disposición, y siendo insuficiente la que quedara a los de Madrid para cubrir el servicio, se reúne en la capital la de los cuerpos que se hallaban fuera, mandando Villaviciosa 82 plazas montadas con algunos; desmontados a las órdenes del comandante D. Miguel García Parra. Esta fuerza regresa a Aranjuez a los quince días, por no ser suficientes los cuarteles de Madrid a contener el todo de la que allí se reunió.

 

1854: Disuelto este depósito, se incorpora la fuerza de aquellos al cuerpo el 2 de febrero, disolviéndose también el de instrucción de potros que permanecía en Aranjuez. El 28 de junio, por orden del Ministro de la Guerra, marcha el coronel para Madrid con toda la fuerza disponible, consistiendo esta en 2 Escuadrones maniobreros, quedando en el cuartel de Aranjuez con las oficinas el sobrante de hombres y caballos. Aquellos Escuadrones concurren el 30 del mismo mes a la acción que tuvo lugar en los campos de Vicálvaro, contra alguna fuerza de ejército que el día 28 al mando de los generales O’Donnell y Dulce se había pronunciado contra el gobierno. En esta jornada tuvo el regimiento la pérdida un alférez muerto y 2 ó 3 individuos de tropa, combatiendo contra los Regimientos de Caballería del Príncipe 3º de Carabineros, Borbón 4º de Carabineros, Farnesio 5º de Lanceros, Santiago 12º de Lanceros y la Escuela de Instrucción de Caballería. Por la actuación del Regimiento, el coronel Rubio es ascendido a brigadier.

 

Destinados estos Escuadrones a la división de operaciones de Castilla la Nueva, salen con ella de Madrid en persecución de la referida fuerza el 4 de julio, regresando a Aranjuez el 4 de agosto después de atravesar la Mancha y recorrer parte de Andalucía. Disuelta la división después del cambio político ocurrido en aquellos días, se destina al Regimiento por real orden de 2 de agosto, al cuartel de Almagro, adonde se traslada el 14, y en cuyo cantón el 31 fue dado de baja su coronel D. José Rubio Guillén, viniendo a ocupar su vacante D. Rufo de la Rueda que se hizo cargo del mando seguidamente. Pasada la revista del mes de septiembre, sale para Ciudad Real un destacamento compuesto de 3 subalternos y 40 individuos de tropa a las órdenes de un capitán, y el 20 del mismo le sigue el Regimiento. Por orden del comandante general de la provincia se destacan para Herencia un oficial con 30 caballos, y a los pocos días un capitán, 3 subalternos y 40 caballos pasan al mismo punto, marchando otro oficial con otro destacamento a Malagón, por resistirse estos pueblos a pagar la contribución, y para restablecer el orden.

 

1855: Se mantiene Villaviciosa en el acantonamiento de Ciudad Real, y por real disposición recibida en el mes de enero, marcha un Escuadrón al mando del capitán D. Fernando Diez, a ponerse a las órdenes del capitán general de Granada. Dando destacamentos en Jaén, Málaga y Almería, es dedicado, articulado en Secciones, a perseguir bandidos y malhechores y a conducir presidiarios y convoyes. Viste un nuevo uniforme con casaca azul turquesa y divisa blanca.

 

1856: El 19 de noviembre le es concedida al Estandarte del Regimiento la Corbata de la Real y Militar Orden de San Fernando en recompensa a la admirable actuación del Regimiento en la batalla de Vicálvaro.

 

1857: El 10 de octubre se impone al Estandarte la Corbata de la Real y Militar Orden de San Fernando en el Campo del  Triunfo de Granada.

 

1859: Su uniforme pasa a ser casaca azul turquí con divisa grana. Comenzada la campaña del norte de Marruecos, un Escuadrón es integrado en la División de Caballería del ejército expedicionario, siendo enviado desde su acuartelamiento en Granada para participar en la campaña. Entra en fuego el día 25 de diciembre en el combate del campamento de la Concepción.

 

1860: El Escuadrón destacado en África participa en las batallas de Cabo Negro, de las Alturas de la Condesa y en la del Río Azanir. Un segundo Escuadrón es también trasladado a Marruecos. El 31 de enero se produce la batalla de Wad-el-Jelú. Amenazada la izquierda española por la Caballería marroquí, el general O’Donnell da orden al general Ríos de sostener este flanco con sus batallones, una Compañía de artillería de montaña y un Escuadrón de Lanceros de Villaviciosa.  Algunas fuerzas moras intentan cortar la retirada al cuerpo de reserva, interponiéndose entre él y el campamento, pero el General Rubín de Celis, que mandaba la primera línea, lanza al Escuadrón que carga diagonalmente contra un enemigo muy superior en número hasta alcanzarlo, lo acuchilla y lo hace huir, pero la mitad del Escuadrón acaba por caer en un lodazal blando y profundo donde queda atascado. Clavados en el lodo, son fusilados por los moros, pero pronto son ayudados por la Infantería del Regimiento Provincial de Málaga que cruza el lodazal y acuchilla a la bayoneta al enemigo. El Escuadrón sale del lodo y se reagrupa. Cuatro días más tarde participan en la acción de Samsa, en la decisiva batalla de Tetuán y en la conquista de esta ciudad. Tras rechazar diversos contraataques, participa en la decisiva batalla de Wad Ras el 23 de marzo, tras la cual se firma la paz en Marruecos.

 

1861: Mientras los dos Escuadrones destacados en África siguen de guarnición en Tetuán, el Regimiento se traslada a Jaén.

 

1862: El Regimiento es trasladado a Sevilla, con algunas localizaciones temporales intermedias en Jaén y Puerto de Santa María, con destacamentos en Utrera y Sanlúcar de Barrameda. Se reincorporan los Escuadrones destacados en Marruecos.

 

1865: La reorganización de este año (reales órdenes de 5 de mayo y 28 de junio) le aumenta un 5º Escuadrón y le adjudica el número 2 en la Escala de Lanceros; por lo que pasa a llamarse Regimiento de Villaviciosa 2º de Lanceros. El uniforme continúa con la casaca azul turquí pero con divisa y pantalón grancé.

 

1866: Es trasladado a Córdoba. El 8 de octubre parte del cuartel se hunde, muriendo 3 lanceros.

 

1867: Es trasladado a Córdoba.

 

1868: Comienza la guerra civil que terminará con el destronamiento de la Reina Isabel II. Villaviciosatoma el partido de los sublevados, poniéndose a las órdenes del general duque de la Torre. Participa en la batalla del Puente de Alcolea. Trasladado a Madrid en el mes de octubre, se instala en el Cuartel del Conde-Duque.

 

1869: El Cuartel del Conde Duque se incendia. Villaviciosa pierde sus equipos y armamentos, aunque no sufre víctimas. Se traslada a Alcalá de Henares, Vicálvaro y Aranjuez.

 

1870: En fecha de 19 de julio es trasladado a Ciudad Real y en septiembre a Valladolid. Por el comienzo de la Segunda Guerra Carlista es fraccionado en unidades tipo Sección o inferiores, interviniendo contra los carlistas en diversas provincias. Participa en la conquista de Cartagena, Ciudad Cantonal.

 

1872: El uniforme permanece igual, pero la divisa vuelve a ser grana.

 

1873: Mediado el año es trasladado a Alcalá de Henares. Por Escuadrones, sigue luchando contra los carlistas. Trasladado a Valencia y de allí a Madrid. La diseminación era tal que el Regimiento estaba repartido de esta forma: El coronel con un Escuadrón en el Maestrazgo, otro en Álava, otro en Cartagena, otro en Ciudad Real (organizándose) y el de plana mayor en Madrid (distribuido en fracciones por la provincia y dando destacamentos a Alcázar de San Juan, Puertollano y Almagro). Participa en las acciones de Monreal, Ares del Maestre y Pinares del Rincón, en los combates de Puerto Ibero, Galdácano, Peñas de San Fausto, Santa Lucía, Las Bordas, Eraul y Baravia, en la ocupación de Valencia y Cartagena y en la liberación de Morella.

 

1874: Su nombre pasa a ser Regimiento de Lanceros Villaviciosa, 6º de Caballería. Continúa diseminado por los mismos lugares que el año anterior. Combate en las acciones de Losa de Domeño y Alcora, combates de Valdeconejos, batalla de Monte Muro y ocupación de Callik y de la Cenia.

 

1876: Vuelve a ser trasladado a Valencia. Terminada la Segunda Guerra Carlista, es reunido y trasladado el 8 de abril a Granada. Se acuartela en locales improvisados, situados en cuatro pueblos distintos.

 

1883: Por Real orden de 5 de septiembre de 1883 se traslada desde Granada a Badajoz, para cubrir la deserción de los “pronunciados” en agosto de ese año: “…El domingo llegó a esta plaza el regimiento de caballería de Villaviciosa, que viene a sustituir en la guarnición al de Santiago. Le han ocurrido en el tránsito desde Granada aquí algunos accidentes, entre otros la desgraciada muerte del capellán, que fue cogido por el carro, al apearse de él, cerca del Ronquillo. Además se nos asegura que un sargento se ha roto una pierna y un soldado un brazo. También en el camino han muerto cinco caballos (Diario de Badajoz, 10 octubre 1883)”.

 

1866: En enero un Escuadrón, toma parte en las operaciones, al mando del Capitán General Arizcum, de persecución de unidades militares que, huyendo tras el fracaso del pronunciamiento del general Prim el día 2, se dirigen a Portugal por el sur de Badajoz. “…se ha concedido a dicha ciudad [Cáceres] una guarnición compuesta de 2 compañías de infantería y de un Escuadrón del regimiento de Villaviciosa”.

 

1891: Varía su uniforme: casaca azul celeste con divisa y pantalón grancé.

 

1895: Un Escuadrón es enviado a Cuba.

 

1896: Parte de sus vicisitudes aparecen reflejadas en la prensa local de la época: “…Sorteo.- En el regimiento de Villaviciosa se han sorteado 25 soldados del reemplazo de 1893 a 1894, que pasarán a formar parte de los regimientos de Vitoria y Farnesio. Estos soldados se destinan a cubrir bajas de los que de dichos regimientos han salido para Cuba. (HDB, 1 febrero 1896).

 

1898: En junio se celebra una jura de la Bandera por los reclutas de la Unidad.

 

1899: Por Real decreto de 31 de mayo de 1899, publicado en el Boletín Oficial del Ministerio de la Guerra del 4 de junio, Villaviciosa pasa a Jerez de la Frontera: “…Parece que ya han circulado las órdenes del Ministerio de la Guerra para que el día 19 salga de esta capital, con dirección a jerez de la frontera por jornadas cortas, pasando por Sevilla, el Regimiento de Lanceros de Villaviciosa que, como saben nuestros lectores, va destinado a aquella población. (La Unión Conservadora, 18 junio 1899)”. “…En los cambios de guarnición ordenados por el General Polavieja hizo el suyo, con toda su impedimenta incluso 3 caballos que estaban en la enfermería, el Regimiento de Lanceros de Villaviciosa. El recorrido fue desde Badajoz a Jerez de la Frontera, pasando por Sevilla. No se quedó ni un soldado ni un caballo rezagado. El Coronel del Cuerpo, que es el reputado escritor D. Ricardo Caruncho, recibió entusiastas felicitaciones… (Enciclopedia del año1899)”.

 

1905: Es trasladado a Sevilla.

 

1909: Varía su uniforme: casaca y pantalón celeste con divisa roja.

 

1913: Trasladado otra vez a Jerez de la Frontera.

 

1914: Cambia la divisa al color azul; como todo el Ejército, empieza a usar el uniforme caqui para verano.

 

1922: Se uniforma, como todo el Ejército de caqui.

 

1924: Un Grupo formado por la plana mayor y 2 Escuadrones marcha a África para participar en la guerra de Marruecos. Interviene en diversos combates contra el enemigo en Sad Sor y Kebba-el Gozal, en la zona de Larache.

 

1925: Se incorporan los Escuadrones destacados en Marruecos al Regimiento.

 

1929: El 5 de febrero es nombrado Coronel Honorario del Regimiento Su Majestad el Rey Christian X de Dinamarca e Islandia.

 

1931: Instaurada la Segunda República y por reestructuración del Ejército de 30 de mayo, Villaviciosa es disuelto, por segunda vez en su historia, por Orden Circular de 26 de junio (Decreto Oficial nº 141).

 

1939: Terminada la Guerra Civil, se forma en septiembre en Melilla un nuevo Regimiento. Su personal y ganado procede de los Regimientos de Villarrobledo, Calatrava y Farnesio, del 4º Escuadrón del Tabor de Regulares de Melilla nº 2 y del 5º Escuadrón y personal sobrante del Tabor de Regulares de Alhucemas nº 5, y del Batallón de Infantería nº 3. Esta nueva unidad recibe el nombre de Regimiento de Exploración y Explotación nº 10.

 

1940: Pasa a denominarse Regimiento Mixto de Caballería nº 20. Tiene su guarnición en Melilla.

 

1943: Se le vuelve a cambiar el nombre, denominándole Regimiento de Caballería Independiente nº 20 e integrándole en la Brigada Mixta de Caballería de Marruecos. Por el decreto de 21 de diciembre (publicado como decreto oficial nº 1 de 1944) recupera su glorioso y antiguo nombre de Villaviciosa, denominándosele: Regimiento de Caballería Cazadores de Villaviciosa nº 14, Independiente de Sables. Recoge, además, el historial del Regimiento de Caballería de Taxdirt 29º de Cazadores.

 

1944: Es licenciado el personal indígena y sustituido por españoles.

 

1950: El 3 de agosto es trasladado a Alcalá de Henares, alojándose en el Cuartel de San Diego, e integrándose en la División de Caballería. Participa por primera vez en el desfile de la Victoria en Madrid.

 

1954: Recupera el carácter que tuvo durante casi toda su historia, denominándose Regimiento de Caballería Dragones de Villaviciosa nº 14.

 

1959: En virtud de la Instrucción General nº 158/107, del Estado Mayor Central del Ejército, de fecha 28 de noviembre de 1958, vuelve a cambiársele el nombre por el de Agrupación Blindada de Caballería Villaviciosa nº 14, dependiente de la División de Infantería Guadarrama nº 11. Se sustituyen sus Escuadrones a caballo por carros de combate y vehículos blindados. Villaviciosaestrena Estandarte.

 

1960: A partir del 1 de marzo, toma oficialmente el nombre de Agrupación Blindada Villaviciosa nº 14.
1963: Como consecuencia de la denominada Reforma Menéndez Tolosa (IG 145/162 del EME), toma el nombre, a partir del 1 de abril, de Regimiento Blindado de CaballeríaVillaviciosa nº 14.

1965: Por la instrucción general del Estado Mayor Central del Ejército nº 165/142, se le da su actual denominación de Regimiento de Caballería Ligero Acorazado Villaviciosa nº 14 (RCLAC-14), siendo trasladado al recién concluido Acuartelamiento General Cavalcanti en Retamares (Madrid), integrándose en la División Acorazada Brunete nº 1 el 13 de diciembre, reemplazando en la DAC al Grupo de Exploración y Explotación de Caballería Dragones del Alfambra, de guarnición en Móstoles, y abocado a la desaparición. El Acuartelamiento “General Cavalcanti” se encontraba sobre el km 4,5 de la carretera que unía el madrileño Barrio de Campamento y la localidad de Boadilla del Monte, y justo en frente de la gran extensión de terreno de maniobras denominada “Venta de La Rubia”, cuyos límites los daba la mencionada propia carretera, el “Ventorro El Cano” y las traseras de los distintos acuartelamientos que en el Alto del Paseo de Extremadura se encontraban acantonadas las unidades de la Brigada de Infantería Mecanizada BRIMZ XI de la DAC Brunete nº1.

 

El RCLAC Villaviciosa nº 14 estaba compuesto por Mando, Plana Mayor de Mando, Escuadrón de Plana Mayor y 3 Escuadrones Ligeros Acorazados, formados en base a:

 

– Mando

 

– Sección de Plana Mayor y Tren de Servicios y

 

– 3 Secciones Ligeras (también llamadas Secciones Mixtas), compuestas a su vez por:

 

– Mando

 

– Pelotón de Exploradores sobre CLTT 1/4 de t.

 

– Pelotón de carros ligeros M-41/41A-1

 

– Pelotón de Protección (Pelotón Mecanizado) sobre M-113.

 

– Pelotón de Apoyo, con un Mortero Valero de 120 mm sobre un carrillo flexible y arrastrado por un M-113.

 

El escalón de ruedas del Regimiento contaba con camionetas Dodge 3/4 t, camiones REO 2 1/5 t y jeep 1/4 t, que serían reemplazados por los de fabricación nacional Jeep Viasa

 

1975: A finales de año comienzan a sustituirse los Jeep Viasa por Land Rover Santana.

 

1977: Se reciben en el Regimiento 23 carros de combate medios AMX-30E de origen francés, aunque fabricados en España bajo licencia por la Empresa Nacional Santa Bárbara, dándose de baja los 23 carros de combate ligeros M-41/41A-1.

 

1981: En la tarde del 23 de febrero, al producirse un intento de golpe de estado protagonizado por el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero Molina en el Congreso de los Diputados, sale parte del 1er Escuadrón del Regimiento al mando del capitán Don Jesús María Martínez de Merlo para custodiar las instalaciones de Televisión Española en Prado del Rey, de donde se retirarán pasadas las nueve de la noche al ser relevados por efectivos de la Policía.

 

1984: El 10 de junio le es entregado un nuevo Estandarte, ofrecido por el Excelentísimo Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, que sustituye al usado desde 1959. Es destinado al mando del Regimiento el Coronel Don Miguel de Merlo Aparicio.

 

1985: Como consecuencia del Plan META, el Villaviciosa emprende los pasos necesarios para articularse acorde a las nuevas plantillas de un RCLAC/Plan META en base a:

 

– Mando

 

– Plana Mayor de Mando

 

– Grupo de Caballería Ligero Acorazado GCLAC (con 1 Sección de PLM de Grupo, 3 ELAC,s y una Sección de Apoyo)

 

– Grupo de Caballería Mecanizado GCMz (con 1 Sección de PLM de Grupo, 1 Escuadrón de Carros Medios y 1 Escuadrón Mecanizado),

 

– Escuadrón de Apoyo, el cual estaba estructurado en tres Secciones:

 

* Sección de localización.

 

* Sección de defensa Contracarro.

 

* Sección de Defensa Contra-aeronaves en vuelo bajo y lento.

 

Se reciben los primeros VEC, sin torre y carentes de todo armamento, con el hueco de la torre tapado por una tapa de aglomerado, por ello se hubo de improvisar un afuste para una ametralladora de 7,62 mm,  tapando el hueco previsto para el anillo de la futura torre con una simple tapa circular de chapa provista incluso de escotilla de cierre por pestillos.

 

El 10 de diciembre el 1er Escuadrón, al mando de su Capitán Don Jesús María Martínez de Merlo, se desplaza a la villa de Brihuega para conmemorar el 275 Aniversario de la Batalla de Villaviciosa. Tras una misa de campaña se desfila en el mismo campo de batalla y, posteriormente, en la villa, entrando el Escuadrón por la Puerta de la Cadena hasta el Ayuntamiento donde se dispara una descarga. Brihuega ofrece una comida a los mandos y tropa del 1er Escuadrón del Villaviciosa. Manda el Regimiento su Coronel, Don José Peñas Pérez.

 

1986: Los VEC-625 son provistos “circunstancialmente” con la torre H-90/33 que, anteriormente, es encontrase montada en las AML-245 dadas de baja.

 

1988: Se reciben los primeros AMX-30ER-1.

 

1989: El 7 de febrero conmemora Villaviciosa su III Centenario con un desfile en los terrenos de su acuartelamiento en Retamares, en el que participa, al mando de su coronel Don Tomás Prieto Granados, el Regimiento con la plantilla al completo (para ello se completan los efectivos con vehículos y tropas de la División Acorazada Brunete nº 1), además de varios jinetes vistiendo los viejos uniformes llevados por el Villaviciosa y otros Regimientos de Caballería a lo largo de su historia. También están presentes un Estandarte usado en el siglo XIX con la leyenda Regimiento de Villaviciosa nº 4 de Lanceros y cuatro réplicas de sus antiguos estandartes de Dragones.

 

1993: Se reciben 33 carros de combate M-60A3TTS, dándose de baja los AMX-30E. Dos de estos carros (los de mando de Regimiento) fueron asignados al IPE, para instrucción de los alumnos.

 

1994: En octubre se forma un Escuadrón Ligero que, integrado en la Agrupación Extremadura, parte para Bosnia Herzegovina en misión de protección de convoyes bajo el mando de la ONU.

 

2002: El 27 de septiembre el Regimiento Villaviciosa se despide de la guarnición de Madrid. El acto, celebrado en el patio de armas del Acuartelamiento General Cavalcanti, fue presidido por el General de Ejército JEME Don Alfonso Pardo de Santayana y Coloma y al mismo asistieron, además de autoridades militares y representantes de Unidades vecinas, numerosos Generales, Oficiales y Suboficiales que habían prestado servicio en la Unidad, entre los que hay que destacar al Teniente General Caballero Laureado de San Fernando Excmo. Sr. Don Adolfo Esteban Ascensión que fue su coronel entre los años 1967 a 1969. La formación estuvo compuesta por Mando, Escuadra de Batidores, Banda del Regimiento, Música del MR Centro, tres Escuadrones a pie y un Escuadrón motorizado compuesto por dos Secciones Ligeras a 5 VEC,s y un Pelotón de Misiles Contracarro. El desarrollo del acto fue el siguiente:

 

Regimiento.

 

Honores al Estandarte.

 

Honores a la Autoridad.

 

Alocución del Sr. Coronel Jefe del RCLAC Villaviciosa 14.

 

Despedida del Estandarte del personal que había pertenecido al Regimiento o que no se trasladaba a la nueva guarnición.

 

Retirada del Estandarte.

 

Reseña del Historial del Regimiento desde su fundación en 1689 como Tercio de Steenhuysen.

 

Acto en honor a los que dieron su vida por España.

 

Himno de la División Mecanizada.

 

Retirada de las fuerzas.

 

Desfile.

 

Los sentimientos que estuvieron presentes durante todo el acto fueron resumidos por el Coronel Esparza en su alocución al decir: Puede que éste sea un momento de nostalgia, de añoranza y recuerdo de otras épocas, de otros camaradas; pero no caigamos en la tristeza porque el Regimiento se marcha con la satisfacción del deber cumplido, con la cabeza muy alta porque no nos hemos dado respiro ni escatimado esfuerzos para cumplir la misión que se nos ha encomendado. Aunque haya añoranza somos ante todo jinetes y eso significa respeto a las tradiciones, lealtad, arrojo, disciplina y espíritu grande aun en el sacrificio y excluye el particularismo, la pequeñez de miras. Que esta nostalgia nos sirva, ante todo, para cimentar la antesala del futuro que se nos presenta.