Ser uno de los pintores actuales más importantes del mundo, no se consigue solamente con la gran calidad que nos demuestra Augusto Ferrer-Dalmau en todas y cada una de sus composiciones. Sin corazón, sin entrega a los ideales, sin altruismo, sin generosidad y sin ese valor añadido que no es calculable ni mesurable, sería imposible sacar adelante una obra pictórica y humana tan importante como la que nos regala el gran artista catalán.

«La Asociación de huérfanos del Ejército ha conseguido recaudar 3.000€  para el sostenimiento de sus actividades, gracias a la venta de veinticinco láminas donadas por el pintor Augusto Ferrer-Dalmau. Estas obras permanecieron expuestas hasta el 30 de enero en la residencia militar «El Alcázar» de Madrid, por donde pasaron cientos de personas.

La Asociación está integrada por huérfanos de militares, también conocidos como Pínfanos, que promueven la realización de actividades de carácter social y cultural con el objetivo de estrechar los lazos y mantener vivos sus valores».

Reitero mi admiración más profunda a Augusto Ferrer-Dalmau, sintiéndome muy orgulloso de todos sus éxitos, a la grandeza se llega desde la humildad, la discreción, la pasión, la entrega y el trabajo bien hecho.

¡Misión cumplida Augusto! ¡Misión cumplida, Maestro!

-Dalmau

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú