«Y no consientan ni den lugar que los indios reciban agravio alguno en sus personas y sus bienes, mas manden que sean bien y justamente tratados, y si algún agravio han recibido, lo remedien«.

isabel-la-catolica-3Cuando nos fueron concedidas por la Santa Sede Apostólica las Islas y Tierra Firme del mar Océano, descubiertas y por descubrir, como así se lo suplicamos al Papa Alejandro VI, de dichosa memoria, que nos lo concedió, nuestra principal intención fue procurar inducir y traer a los pueblos de allá y convertirlos a nuestra fe católica, y enviar a las dichas Islas y Tierra Firme prelados, y religiosos, y clérigos y otras personas doctas y temerosas de Dios, instruir a los vecinos y moradores de ellas en la fe católica, y enseñarles y adoctrinarles en las buenas costumbres, y poner en ello la diligencia debida, según en las letras de la dicha concesión se contiene, por tanto suplico al rey mi señor, muy afectuosamente, y encargo y mando a la princesa Juana, mi hija, y al príncipe Felipe, su marido, que así lo hagan y cumplan, y que este sea su principal fin, y que en ello pongan mucha diligencia, y que no consientan ni den lugar a que los indios, vecinos y moradores de las dichas Indias y Tierra Firme, ganadas y por ganar, reciban agravio alguno ni en su persona ni en sus bienes, sino que manden que sean bien y justamente tratados, y si algún agravio han recibido, lo remedien y provean por manera que no se exceda en cosa alguna lo que por las letras apostólicas de la dicha concesión nos es mandado” Esto dejó dicho y escrito la mujer más importante de la historia, S.M. Isabel I, la reina católica.

Bajo el auspicio de los Reyes Católicos, Cristobal Colón descubre un nuevo mundo, un nuevo continente en el que se extiende el cristianismo y se expande la Hispanidad. Un nuevo mundo en el que SS. MM. los Reyes de España reconocen el derecho a la propiedad de sus tierras a los indígenas y prohíben terminantemente la esclavitud. Hechos totalmente punteros para su época y que en estos tiempos se desconocen, pretenden desconocerse o intentan taparse.

España es, sin duda alguna, la nación con la historia más rica del mundo y es nuestro deber, nuestro orgullo y nuestro privilegio defender, recordar y mantener todo cuanto nuestros antecesores hicieron para engrandecer a la Patria.

Nosotros, como Veteranos y españoles, tenemos esa misión: engrandecer a nuestra nación y mantener nuestras tradiciones. Respetar el marco legal vigente y nuestra lealtad a S. M. el Rey don Felipe VI.

Hoy, en 2016, debemos continuar adelante con el legado que nos ha sido entregado por aquellos que dejaron su sangre esparcida a lo largo de todo el planeta. Debemos mostrarnos orgullosos de nuestra historia, de ser la nación madre de naciones y de haber contribuido con nuestro esfuerzo y entrega a intentar crear un mundo mejor.

Contra cualquier tipo de leyenda negra, insulto o vejación; debemos responder con el sólido argumento de la historia y con la fuerza innegable de nuestro compromiso con España.

Deseamos, en este día de nuestra Fiesta Nacional, mandar un especial recuerdo a todos nuestros soldados, sobre todos a aquellos que se encuentran desarrollando labores de paz fuera de nuestras fronteras.

Y rememorando a don Juan de Borbón: ¡Por España! ¡Todo por España!

FELIZ DÍA DE NUESTRA FIESTA NACIONAL.

FELIZ DÍA DE LA HISPANIDAD.

12102016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú